Sanando lo femenino… “La competencia”

“¿Por qué competimos tanto las mujeres?. Lamentablemente la competencia se ha instaurado entre muchas mujeres mucho más de lo que desearíamos reconocer, muchas de nuestras relaciones están basadas en la competición y la comparación. Es más, no conozco mujer tan trabajada que pueda decir que no compite, ni se compara, aunque sí muchísimas que estamos trabajando estas pautas y patrones de comportamiento para no repetirlos”.

313122_2442095167776_370910340_n

“Aceptarnos es el camino para sanar la competencia”

La competencia, parte de un patrón ya caduco que está muy instaurado en nuestra sociedad, un patrón que tiene la base en  valorar “quien es mejor”, o “quien da mas” ó “quien consigue más cosas”. Sin embargo estos patrones de conducta a lo único que nos conducen es a alejarnos de nuestro centro.

Hace un tiempo atrás, yo misma me di cuenta, que aún sentía este patrón muy disfrazado y escondido en mis actitudes. Al ver a una de mis hermanitas tener grandes logros, una parte mía estaba muy feliz por ella, pero también sentía que desde mi oscuridad hablaba una voz, instando a buscarle los defectos para no alegrarme por ella, la envidia, los celos, afloraban casi sin que me diera cuenta, ¿por qué no aceptaba sus éxitos?, ¿qué pasaba dentro mío?

Era tan fuerte ese impulso y tan disimulado, que lo único a lo que atine fue a guardar esa pregunta para mi madre sagrada, pues sentí que yo sola no llegaba a encontrar la respuesta. Gracias a una ceremonia muy profunda, tuve la oportunidad de entrar en su vientre sagrado y decirle: mamá ¿por qué compito aún?, por qué a pesar de tanto trabajo interno, aún vuelven estos fantasmas de competencia y comparación?, ¿por qué no puedo simplemente alegrarme por ella? ¿Qué no estoy viendo?

Entonces ella, amorosamente me respondió “Porque aún no te aceptas”. Fue simple, una respuesta directa que me ayudó a recordar, a entrar en el propio núcleo de este patrón. Había trabajado tanto hacia afuera, buscando la luz, que me había olvidado de algo tan esencial, revisar una vez más mis “temas pendientes”, revisar también mis sombras.

Entré en mi recuerdo como en un viaje, y pude verme de niña, en los primeros años, donde no existía la competencia. Me vi haciendo dibujos, que para mi eran hermosos, me vi, siendo valorada por los “mayores”, y ví,  cómo esos “mayores”  comparaban mis tímidas obras con las de mis compañeros de la guardería…-“Hazlo igual que ella”… “mira ves como ella lo hace mejor?”…-

Recuerdo los “premios” para los niños que hacían lo que “ellos consideraban mejor”, recuerdo que todos mirábamos nuestros dibujos sin entender que estaba mal. Me vi, aprendiendo a mirar con juicio lo que yo hacía, a compararlo. Me vi enfadada e indignada, me vi niña herida y desvalorizada, ¿por qué los árboles solo podían ser verdes!!?. Solo podía ser de una manera, y era la forma en que los adultos querían que fuera.

Solo quien seguía sus indicaciones, era valorado, pero quien se salía de eso, era reprendido. Vi el origen,  en el que dejé de aceptar mis propias obras. Vi el momento exacto cuando decidí dejar de pintar o más bien, de mostrar mis dibujos a otras personas. Vi la herida de una niña desvalorizada y que había perdido la fé en sí misma.

La competencia, no es nada más que una herida en la niña o niño interior, una herida que pudo ser causada por la forma de educación de una sociedad basada en la comparación, y que se nos ha transmitido desde pequeños, no solo por la escuela, sino en la familia, para cumplir estándares sociales. Estándares que consolidan un “patrón de conducta normalizado por la sociedad”.

El resultado, es que dejamos de creer en nosotros mismos, olvidamos el amor por nuestras propias obras. De niños vimos nuestros dibujos o nuestros garabatos, los comparamos, los rechazamos y en algún momento decidimos que “lo que hacían los demás era mejor” y la siguiente decisión fue superarlo y superarnos, pero no por nosotros, sino por lograr la “aprobación”(lease muestra de amor) de los demás, sean nuestros padres o maestros.

Entonces pude comprender una verdad esencial: “Aceptar-nos es la medicina para sanar la competencia”, aceptar es ver las cosas tal como son en este momento, ver la realidad de lo que es y lo que hay, asimilarla, comprenderla y hacerla parte de ti.

  • Revisar nuestra historia personal para encontrar el núcleo en el cual se originó ese patrón.
  • Revalorar nuestras obras (sea cuales fueren), aceptarlas tal como son, sin compararlas, sin juicio, sin buscar la aprobación de nadie.
  • Aceptar que lo que hacemos no gustará a todo el mundo, habrá gente a la que le guste y a quienes no.

Todavía competimos y nos comparamos porque no nos dedicamos a nosotras mismas. A amar lo que hacemos. Es necesario sanar las heridas de esa niña. Devolverle la confianza y animarle a que vuelva a pintar, a dibujar, a bailar a «su manera». Esa “su manera” es lo que le hace especial, única, irrepetible, incomparable.

Cuando una mujer u hombre recupera esa confianza en sí misma, y se permite aceptarse a sí mismo con todas sus virtudes y sus defectos, no necesita competir, ni compararse, no le afecta ni siquiera que otras personas quieran o deseen competir, no entra en ese juego. Simplemente disfruta de lo que hace y lo transmite, eso llega y es inspirador, y esto es lo más importante, esto es lo que necesita la humanidad: Seres auténticos que nos inspiren por el amor que transmiten en sus obras.

bolivia-abuelas-indigenas2_ap

“Cuando somos comunitarias, no necesitamos competir”.

Sin duda, es necesario ser críticas con nuestra sociedad si queremos avanzar en este camino espiritual, pues solo de esta manera podremos proponer soluciones a las actitudes que causan estos patrones que ya no nos sirven.

Hemos nacido en una época en que las sociedades son todo menos comunitarias, muchas se han ido al extremo del individualismo, son sociedades enfermas, llenas de soledad, de heridas que necesitan transformarse desde adentro.

En  ‘Conversaciones con el Amawta’, hablamos sobre este tema, sobre la importancia de las comunidades en este nuevo tiempo, sobre la esencia del comunitarismo femenino y el papel que ocupamos las mujeres para que esto se pueda hacer realidad.

En principio, no se trata de correr a crear comunidades físicas o de imitar las comunidades originarias (aunque todas las experiencias, que son muchas y variadas, son válidas y maravillosas), no son lo prioritario en este momento, simplemente, porque aún no estamos preparados.

Y para llegar un día a hacerlas tangibles, lo que toca, es comenzar a cambiar nuestros patrones de individualismo y abrir el corazón para ser comunitarios, como lo es la Pachamama:

“En el jardín, hay un pino, un frutal, un arbusto, una flor y algunas hierbitas, cuando regamos ese jardín, el pino absorbe casi el 60% de agua, el frutal un 30%  y el resto las demás plantas. Si les escuchas, ellas no estan quejandose de cuánta agua consume el pino, o cuanta agua le queda al frutal o porque las pequeñas tienen menos. Si pidieran igualdad, el jardín hubiera muerto hace tiempo.” (El amawta Fernando). 

La Pachamama es comunitaria, el comunitarismo no es igualdad, es respetar lo que a cada uno le toca de acuerdo a sus necesidades, es aceptar que son diferentes, aceptar los dones y las necesidades de cada uno. No es comunista ni democrática, es comunitaria. Cómo podría competir un pino con un rosal? ó un peral con una manzano? incluso dos tomateras?.

Sólo podemos sanar la competencia cuando nos dedicamos a aquello que se corresponde con nuestra esencia, cuando aceptamos nuestra unicidad, cuando aceptamos que somos diferentes.

“Pon atención a tus propios frutos, no te fijes en los demás”.

Alguna vez imagine a dos mujeres cada una con su huerta. Eran casi iguales, la diferencia principal residía en que una de ellas cultivaba un huerto con frutos preciosísimos y deliciosos, las ventas le subían y podía dedicar más tiempo y más inversión para hacerlas crecer. La otra mujer, sin embargo, se dedicaba casi todo el tiempo a mirar  la huerta de su vecina, lo que hacía y como lo hacía, a ver sus errores, a tratar de imitar su trabajo, sin tener los mismos resultados, lo que le llevaba a una frustración constante y a tener una huerta desolada y unos frutos apenas comestibles. Finalmente acababa hablando mal de ella y haciéndole mala fama.

De esta imagen extraigo lo que nos sucede a muchas de nosotras las mujeres, estamos tan pendientes de las demás que nos olvidamos casi por completo de nosotras mismas. Si cuidaramos nuestro propio jardín tal vez serían otros los resultados, tal vez nos diésemos cuenta de que nuestra virtud no es el cultivo de la misma fruta, e incluso de otra actividad como el canto o la danza, o la pintura o los negocios, o las ventas, o la construcción, o quién sabe qué.

Sólo conociéndonos, sabemos en qué somos buenos, y hacer aquello en lo que eres mejor es lo que te hace ser competente. No competitivo, porque…

“No es lo mismo  ser competente que ser competidora.”

Un dia amawta me dijo «ser competente es saber asegurar tu plato de comida, saber conservar tu pareja, saber conservar tu Clan, no perder a tu tribu y no perder los espacios que has ganado». Con el tiempo comprendí mucho más estas palabras, de qué nos sirve mirar hacia afuera, hacia lo que hacen los demás, si perdemos lo esencial?. Ser competitivo nos aleja de esas cosas esenciales, nos hace perder el valor.

“Todas somos como niñas que vamos a jugar, al jugar recordamos. Solo al competir nos hacemos adultas, entonces olvidamos” .

Warawara · Neila Marquina
Madre · Wilumi · Guardiana de los Misterios Sagrados de la Pachamama · Sacerdotisa de la Tierra, Sacerdotisa Solar y Lunar.

 

 

Anuncios

Solsticio y Luna llena 21 de Junio 2016

“Este día, para nuestros pueblos es el día fuera del tiempo, es el día 0, donde todo termina y todo comienza una vez más… Este día no tiene horas, no tiene minutos, todo se unifica y la tierra sagrada que es nuestra madre y el sol sagrado que es nuestro padre se encuentran… entonces se produce una vez más, el grande pacto de amor: SEGUIR ADELANTE…. y entonces todo vuelve a girar” (Warawara)

solsticio2016

Ya hemos pasado unos cuantos días desde el solsticio, casi una semana, fue un día especial un solsticio con luna llena, una hermosa luna solar, luna de oro que nos limpiaba con su amor.

Ese día se paró el mundo aunque nadie se diera cuenta, se detuvo el tiempo y todos los planos multidimensionales se hicieron uno. Ese día se abrió un gran portal, al que saltamos de la mano, muchos seres, dimos un gran paso, un salto cuántico!!! nos liberamos!!! y fue hermoso pues lo hicimos en tribu.

No se si por la emoción o por qué, no sentía la importancia de escribir ese mensaje hasta hoy.. que ya vamos en decreciente y la abuelita me pide que suelte este mensaje para que lleguen otros:

“Estando sobre una piedra en el Templo Rojo, la abuelita Luna me pregunto mientras miraba el fuego:
-Que has aprendido, waway?

-He aprendido que el fuego siempre arde, con sencillez, con sabiduría, con plenitud y plena libertad… soy fuego.
He aprendido, que la tribu siempre está, que libertad no impide que nos reunamos y nos encontremos…. soy la tribu.
He aprendido, que liberarnos no quiere decir quedarnos solos, que cuando soltamos lazos, es para abrir nuestras alas y encontramos en el cielo tocando lo sagrado….soy sagrada.
He aprendido que es en estos pequeños, momentos en los que el ego da paso al corazón, que la unión del cielo y la tierra nos permite transformarnos… tengo alas.
He aprendido… que amar es soltar, saltar, volar… soy esencia.
He aprendido… que lo que hay en mi corazón es un misterio… y que soy parte de él.

La abuela luna me respondió… -Hijita, eres presente, se libre y vuela.

Entonces me convertí en ave, y abrí mis alas y volé hacia la luna, bajo ese cielo azul del gran Solsticio, mientras mi madre sagrada Pachamama y mi padres Sagrado Tata Inti, un año más se daban su amor…”.

Gracias… Jallalla y feliz Mara Taka… un año más para ser esencias…

Warawara.

 

 

 

Luna creciente: Sanando nuestra soledad… El retorno de los clanes

Mensaje de la Luna Creciente del 12 de Junio 2016 · Preparándonos para el Solsticio

13394188_10209283126011199_642870464202859001_n

Nos hemos preparado para este momento, faltan pocos días para que nuestra abuelita esté en su plenitud. Este año la luna llena nos ilumina justo después del solsticio, esto es una señal del universo muy importante, pues anuncia un tiempo de elevación de la consciencia, un tiempo de saltos cuánticos y de mayor comprensión del mundo invisible, pues se abrirán las puertas del misterio para quienes estén preparados a recibir la información.

En los anteriores meses, la abuelita nos recordaba la importancia de seguir los ciclos del universo para atrevernos a renacer cuando llegue el momento. Nos impulsó a prepararnos para el Solsticio, a mimarnos y cuidar nuestra energía, a sanar nuestras relaciones con lo masculino, a atrevernos a hacer cambios en nuestra vida, siendo responsables de la energía que nos rodea, y sanar nuestras relaciones del pasado, todo esto como una preparación para este tiempo de elevación…

En una semana más la luna se iluminará completamente, casi coincidiendo  con el solsticio,  dos fechas que son muy importante celebrarlas.

Muchos de nosotros, somos seres índigos, algunos cristales y otros arcoíris, traemos una nueva vibración para la Madre Sagrada, traemos nuevos mensajes. Muchos de nosotros hemos nacido en hogares y lugares donde fuimos incomprendidos, nos rodeamos de personas que a veces nos veían como locos, pero en realidad por dentro, nos sentimos cuerdos en un mundo de locos, pues somos seres que trabajamos en silencio, y sabemos que somos parte de una gran tribu.

A veces es importante llamar a la tribu, acudir donde está ella, perdernos en su amor, pero otras veces como ésta, es importante que volvamos al Clan, que quiere decir esto?, que rehagamos nuestras familias espirituales, muchas de ellas no son grandes, es más son pequeñas, muy pocas personas casi contadas con los dedos de las manos, son aquellas con quienes compartimos el misterio, amig@s o herman@s  con quienes nos sentimos nosotros mismos.

Esta luna creciente nos alienta e invita a que volvamos a reunir a nuestro clan, que le dediquemos tiempo para honrarlo, no tienen porque ser de nuestra propio linaje sanguíneo, el clan son aquellas personas que comparten nuestro linaje espiritual.

Volver a reunirnos para “Celebrar la llegada de un nuevo Sol…”. No necesitamos grandes manifestaciones, ni grandes reuniones, ni formar parte de grandes montajes, la pachamama no es un Show, una ceremonia no es un espectáculo, no necesita de cámaras, ni anuncios, y a veces es un misterio.

El mensaje de la Luna Creciente es llamar a nuestro pequeño clan, poder reunir a estas pocas personas que sentimos que forman parte de nuestra vida, nuestra familia espiritual, y con ellos guardar la noche oscura en la que el sol se prepara para nacer hacia el 21 de Junio, y con ellos, festejar la llegada de la luz, de un nuevo sol que ilumina la Luna Llena de Junio, de un nuevo ciclo que comienza por trece lunas… 

Renunciemos a la soledad, ya se ha terminado el tiempo en que nos sintamos solos, abramos el corazón a esta familia espiritual y juntas de la mano, con un solo corazón, un solo palpitar esperemos la llegada de este nuevo tiempo.

Es así en pequeños grupos, donde el corazón puede abrirse y  puede comunicar sus mensajes, con confianza, con soltura, con amor. Así en nuestro pequeño clan,  es donde podemos escucharnos con el alma, a mirarnos a los ojos, a abrazarnos sin medir el tiempo, así siendo pocos la energía se multiplica, se eleva, vibra y conectamos con la Pachamama. 

Y si no has encontrado tu clan, sumate a otro o llámalos en lo invisible, porque están ahí en algún lugar fuera de tu ventana, sintiendo tu corazón, esperando que te atrevas, preparándose para encontrarse contigo.

Cada clan, tiene su color, su nota, su vibración, no ata, es libre lo que le une son los lazos del amor, de la libertad y del respeto. Cuando vuelven los clanes con sus hilos de colores, volvemos a tejer, ha llegado el tiempo, de comenzar el tejido sagrado de la Pachamama, el tejido de la Whipala, ha llegado el tiempo en que el pueblo de colores se vaya expresando!!!

Que el amor de la Pachamama pueda guiar vuestros encuentros, que la sabiduría de los guardianes de los cuatro templos les protejan y que esos clanes sean sostenidos por el amor cósmico-universal, para el cumplimiento del Plan Divino.

Jallalla!!

Warawara
Madre · Wilumi · Mujer Medicina · Guardiana de los Misterios Sagrados
Sacerdotisa de la Pachamama, Sacerdotisa Solar y Lunar.

 

CIRCULO FEMENINO: SANACIÓN CON EL HUEVO DE OBSIDIANA

3er Encuentro Circular: Sanación y Reconexión con nuestro Templo Matriz
SANACIÓN CON EL HUEVO DE OBSIDIANA DESDE LA VISIÓN AMAWTICA

Fecha: Sábado 18 de junio 2016  Hrs. 17:00 a 20:00
Lugar: Asociación de Vecinos Sant Josep, C. Ebro, 18, L’Hospitalet de Llobregat <Metro L1 : Parada: Florida o Can Cerra>

obsidiana

BIENVENIDA:

Gracias por llegar hasta aquí <3…

Este es el tercer encuentro circular de Primavera-Verano. Lo dedicaremos a honrar uno de los misterios más bellos de la vida: NUESTRA MATRIZ o UTERO, nosotras le llamamos el TEMPLO MATRICIAL, pues reconocemos que es a través de este templo que nace lo más sagrado: La Vida.

En este encuentro, seguiremos profundizando sobre la sabiduría que encierra nuestro Templo Matriz, y en especial compartiremos desde la visión Amawtica, el trabajo que llevamos delante de una de las piedras sagradas que usamos para la elevación de la conciencia y activacion de nuestro templo matricial: EL HUEVO DE OBSIDIANA.

Además de responder inquietudes y preguntas compartiremos la palabra sobre:

  • La Activación de los templos Matriciales, que para nosotros es ir un paso más allá de la Bendición de Útero, y la ceremonia ancestral andina de re-activación del Templo Matricial.
  • Huevo de Obsidiana como herramienta amawtica para la Elevación de la Consciencia.
  • La elección y el por qué insistimos en la importancia de que no tenga sellos ni perforaciones.
  • Forma de uso  y sus cuatro pilares de activación.
  • Sobre la ciclicidad, y el trabajo combinado con otras piedras sagradas
  • La lectura del huevo, su relación con el campo aúrico y el campo merkabico
  • La importancia del acompañamiento que debe realizarse en cada caso, quienes pueden hacerlo, y cuando puedes hacerlo sola?
  • La sanación de la pareja y la sexualidad sagrada, a través del uso compartido del Huevo de Obsidiana.
  • Los niños obsidiana, de cómo influye el uso del huevo en la concepción y la preparación de la matriz.
  • Algunas experiencias…
  • Otras inquietudes…

Y además compartiremos la Danza de la Obsidiana, una danza femenina de activación de nuestra energía kundalini y su elevación chakra por chakra,  que permite fortalecer el enraizamiento, elevar la vibración de nuestro templo sagrado y activar nuestra energía vital.

Y haremos una Meditación Activada para re-conectar con nuestro Templo Matricial y trabajar con la energía sutil del Huevo de Obsidiana.

Guiará y acompañará la energía circular: Warawara – Neila Marquina. Wilumi, Mujer Medicina, sacerdotisa Amawtica. trabaja con piedras sagradas desde el 2012. Conectando con los Archivos del Alma, el lenguaje Akhasico y las piedras de poder femeninas.

 

QUE NECESITAS
* Lo más importante venir con el corazón abierto y la mente vacía de prejuicios.
* Si puedes ven con ropa cómoda, trae una falda o pareo para la danza (algo que te permita conectar piel a piel con tu matriz y tu templo sagrado.
* Puedes traer algo para compartir entre todas (comida y bebida sana)
* Los elementos que desees poner en el altar comunitario, piedras, semillas, flores e instrumentos de música, son bienvenidos.
* Si has trabajado con el huevito de obsidiana u otras piedras de poder puedes traerlo para honrarlo.
MÁS INFORMACIÓN:
Estaremos un aproximado de dos horas y media, los niños y niñas son bienvenidos tienen un pequeño espacio de juego. Esta vez no tenemos espacio para las mascotas! Lo sentimos!.

RECIPROCIDAD:
15.- Eu.
13.- Eu. (Para socios del centro)

INSCRIPCIONES:
Telef.:  633 345 973 Neila Marquina  // 607 074 841 Lurdes Griño
E-mail: neila.mujermedicina@gmail.com
Web: mujermedicina.wordpress.com

Luna Nueva Junio: Sanar las relaciones del pasado

Mensaje de la Luna Nueva del 4 de Junio 2016 ·  Preparándonos para el Solsticio.

conexion

Cuántas personas hemos conocido desde que estamos en este planeta… es innumerable la cantidad, pues muchas de ellas han pasado como hojas de otoño, y ya ni nos acordamos de su presencia en nuestra vida. Sin embargo otras han calado hondo, como agüita de lluvia, y para bien o para mal… nos han dejado una huellita en el corazón.

Si esa relación ha florecido y ha fructificado probablemente, aún la conservemos en el recuerdo como alguien querido, como alguien que despedimos un día con cariño o como un viejo amigo al que si volviésemos a ver el corazón saltaría de alegría al dar un abrazo.

Pero si no es así, probablemente al ver hacia atrás, estarían esas tensas relaciones que no quisiéramos ni recordar.

“Una vez, escuche decir a mi maestro el Amawta… “la realidad es como un tejido de serpientes, nosotros mismos estamos hechos de ese tejido, si pudiéramos vernos nos asustaríamos, pero Todo está lleno de serpientes”.

Ese momento no comprendí la profundidad de esa sabiduría, pero cada vez que vuelvo a sus palabras cierro los ojos y puedo ver la realidad, entonces  me veo con un montón de hilos serpenteantes, hilos de colores que se pierden en la inmensidad, hilos me unen a todo lo que me rodea, hilos que me unen a mis seres queridos, a los lugares que amé, a las personas que me rodean, hilos que viajan al pasado, incluso al más lejano y me unen a seres que un día conocí.

Siento que en esta realidad, soy parte de un tejido multidimensional que traspasa el tiempo, que va más allá de lo físico y me conecta con todo.

De esta forma puedo viajar a cualquier lugar, puedo ir a cualquier momento de mi vida y puedo sentir la vibración y la energía de esa persona a quien me une ese hilo invisible, siento que no existen distancias, ni tiempo… este es el tejido sagrado de la vida.

Entonces, comprendo, veo/siento lo que sucede con nuestras relaciones. Establecemos un nuevo lazo-hilo, con cada persona que conocemos, algunos de estos son tan finos que se rompen, pero otros son muy gruesos que parecen cordones. Los hay de colores vivos y vibrantes como el que me une a mi hijo o a mi compañero y los hay de colores opacos, grises y casi sin vida que me unen a esas personas con quienes aún quedan cosas pendientes, a relaciones que no quisiera recordar”… (Extracto: “Wilumi” – El camino de una sacerdotisa).

Esas relaciones, con las que en un momento establecimos lazos, que se han vuelto tóxicos,  y que por alguna razón no han sido transmutados, cerrados o cortados, son los que a modo de red nos frenan o impiden que avancemos en nuestro camino espiritual.

Por qué?… La razón es muy simple y es porque el Gran Espíritu, la Pachamama, nuestros guías nos quieren íntegros, completos, coherentes, y sobretodo libres.

Y esto es mucho más importante para una mujer que se hace medicina, que quiere ser una mujer medicina: el “sanar todas sus relaciones del pasado, todas las heridas que le han hecho y que ha hecho sin querer, incluso accidentalmente (karmas), con las personas que han sido y son importantes en su vida, aquellas que han contribuido a su camino”.

Y ojalá fuera sencillo, bueno, en realidad lo es. Es sencillo y simple, cuando nuestro Ego baja la guardia y permitimos que se exprese nuestra maestra/o  interna/o, que con compasión y sabiduría nos permite reconocer las “Guerras” a las que entramos, y de las que salimos heridos “todos”, porque en las guerras no hay ganadores, nadie sale íntegro, salimos con un lastre emocional, una mancha, una herida, que deja huellas en el alma y el corazón.

Volviendo a los lazos, imagino que si no dedicamos un tiempo de nuestra vida a sanar estas relaciones o cortarlas definitivamente, traspasarán el tiempo y volveremos en una vida futura a encontrarnos con los mismos seres detrás de otros rostros con quienes tendremos una nueva oportunidad para liberarnos, es la sabiduría cósmica.

Nuestros abuelos decían, todos somos parte de todo, todos somos uno. Es una ley universal, si todos somos uno, pelear, resentirte, lastimar, herir a alguien es herir al todo que eres tú mism@ y de igual manera, perdonar, amar, sanar, es sanarte a ti mism@  y a través de ti al universo.  Esta es la sabiduría ancestral, de donde nace el Ayni.

Y Cómo hacerlo?

Esta es la pregunta del millón… no del millón de pesos, de dólares o de euros… sino, de ojalá, los millones de personas que vamos despertando y que queremos profundizar en esto y no dejar para mañana lo que podemos hacer hoy.

El consejo que me dio el Amawta en su momento era: “Actúa de forma transparente y sin egos, ya sea para despedirte o sea para renovar pactos”

Pero madre mía…¡¡Qué difícil!!…. pues, si con solo tocar uno de esos hilos tensos y grises que tenemos, el Ego, los miedos, el enfado, la frustración y todo ese lastre emocional guardado sale a flote para ser removido.

Sin duda tenemos que estar seguras de querer hacerlo, tener la valentía y el coraje para enfrentarnos a ese miedo grande que es el “miedo al rechazo”. Esto porque, cuando acaba la guerra y no hay ganadores,  ni culpables, lo único que queda es el sentimiento de que algo se torció, reconoces tu parte o tus armas, no solo las heridas que recibiste, sino las que también pudiste haber hecho… y aterra muchísimo enfrentarse a esa persona que “quien sabe cómo estará” para hablar de nuevo y sanar si hay algo que sanar, hablar si hay algo que hablar, y renovar pactos o despedirse definitivamente si no hay solución.

Sin duda, admiro a quien con esta información haga su lista de hilos grises y se atreva a coger el teléfono y lo haga así…  sin más preámbulo, con decisión, con transparencia, sin ego, directamente.

Pero también admiro a quienes, poco a poco seguimos con la lista en mano, trabajandonos  a consciencia, a paso lento sí, pero seguro, para limpiar todos esos lazos que nos impiden avanzar. A todos nosotros: no nos quedemos dormid@s, pues la vida tiene su propio reloj.

Gracias mamita luna… gracias mama Phaxsi… pues cada ciclo me ayudas a sanar, a limpiar… a profundizar en mi misma, gracias por tu mensaje:

“Antes de que llegue el nuevo sol, revisa tus emociones, revisa tu carga emocional y suéltala, límpiala y sánala. Permite que la paz se haga en tu vida, renunciando a las guerras que mantuviste con tus herman@s. Haz de la paz tu bandera, libérate de toda carga negativa y libera a quienes tienes atados en tu corazón. Se libre y conviértete en luz”…

Jallalla!!!

ayahuasca_597

Warawara
Madre · Wilumi · Mujer Medicina · Guardiana de los Misterios Sagrados
Sacerdotisa de la Pachamama, Sacerdotisa Solar y Lunar.