Amawta Fernando Ergueta

424391_472080362866723_1333428570_nPresentar al Amawta Fernando, para mi es hablar de un ser de luz, un ser humano que es grande por su humildad y su sabiduría.

En nuestra tradición, Amawta quiere decir sabio, pero a la vez representa a los seres humanos que han alcanzado el equilibrio entre su humanidad y su divinidad, y desde ese centro se convierten en seres que pueden guiar a su pueblo.

La cultura que ahora se conoce como Aymara, es en realidad una de las culturas más antiguas de América cuyos conocimientos y sabidurías permanecen vigentes desde hace miles de años, son los descendientes de la Atlantida. (*)

El Amawta Fernando Ergueta, es originario de Bolivia, nació en Tiwanaku, una milenaria ciudad mística de peregrinación eterna, un centro ceremonial desde los tiempos de Chamajpacha (tiempo de la oscuridad) hace 15.000 años, está ubicada cerca del lago Titicaca. Nació en un templo sagrado, en el Templo de la Luna, acompañado por su madre una Sacerdotisa y su padre un Amawta. Fue iniciado a temprana edad por los sabios de su pueblo en la antigua Escuela Filosófica Andina Amawtica de Choquepajcha . Desde entonces ha procurado continuar con su tradición, en la búsqueda del conocimiento de sus antepasados y con su misión sagrada como Amawta.

Fue declarado por las autoridades en España entre ellas la UNESCO, como guardián y protector de las montañas de Montserrat, en el Congreso el Despertar de la Nueva Conciencia al cual asistieron lideres espirituales de todo el mundo, realizado en Barcelona en el 2008.

Es Doctor en Derecho, fue docente universitario. Es Autor de libros, estudios y artículos relacionados con el amawtismo, que es la ciencia relacionada con la esencia filosófica de las culturas ancestrales; del tawantinsuyo, y el indianismo. Colabora con varias universidades en Bolivia y Europa, para la consolidación del conocimiento y sabiduría amawtica.

Ha participado en actividades culturales, debates, foros, talleres, conferencias y congresos en diferentes países.

El Amawta Fernando, es el Mensajero de los Andes, su viaje por todo el mundo esta encaminado a concienciar a la humanidad de la transformación urgente de volver a la esencia del amor y el respeto a la Pachamama (madre tierra). Enseña a reconectarse a los hombres y mujeres con la madre Tierrra, la Pachamama.

Soy un mensajero de los Andes, traigo el mensaje simple del amor y del respeto a la Pachamama, he procurado ir transfiriendo ciertos sellos y conocimientos de la cultura tihuanacata, hasta donde me permiten mis ancestros y mis maestros.

He viajado y peregrinado por muchos lugares del mundo, buscando y formando círculos de hombres y especialmente de mujeres, porque es el tiempo de la elevación de la energía femenina, es a partir de esta premisa que mi tarea misional se ha patentizado.

Creo que los seres humanos deberían recuperar su sentido ceremonial y su respeto hacia la creación. Yo he intentado recuperar el poder que tenemos los seres humanos respecto a la conexión con la energía de la madre tierra, de enseñar la forma de agradecer a la madre sobre los beneficios amorosos que recibimos de ella, y de honrar cada momento cósmico de su camino comunitariamente, especialmente desde el Apu de Montserrat, que es un lugar sagrado en el que se está abriendo y trabajando un portal.

Amawta Fernando

(*) Como cuenta otro amawta, en ese entonces el verdadero nombre de nuestro pueblo era y es Qullana (que significa “medicina”), pero al preguntarnos los conquistadores españoles sobre nuestra lengua les dijimos que era una “aymara” (“lengua humana”) muy antigua. ¡Y se nos quedó lo de aymara!

(**) En la cultura aymara algunos amawtas son chamankis (chamanes), pero no todos. Estos son los sabios que trabajan en la procura del conocimiento, y sus prácticas y curaciones van más allá de la simple lógica y de la realidad concreta. Existen dos tipos de amawtas, unos que son los chamakanis y otros los akhamanis. Yo soy un akhamani y mi práctica y conocimiento está inspirada en la luz y en la verdad.