RETORNO DEL SAGRADO FEMENINO (Parte 1)

Sobre el Warmi Pachakuti el Tiempo Sagrado Femenino

IMG_20170521_100123_570

Hace años, cuando comencé este camino fue a partir de una conversación profunda y larga con nuestro guía y jilata el Amawta Fernando Ergueta, sobre el rol que tenemos las mujeres en este nuevo tiempo. En ese entonces la conversación que sostuvimos me ayudó a profundizar sobre esta misión sagrada, de transmitir la sabiduría de mis ancestros sobre nuestra madre sagrada la Pachamama.

Una Cosmovisión Ancestral Andina

Cosmovisión, hace referencia a toda forma de ver, sentir, pensar, vivir en y con todo lo que nos rodea. Todas las culturas originarias poseen una auténtica forma de relacionarse que enriquece a la humanidad, y en los Andes, sucede lo propio, somos guardianes de una cosmovisión que ha sido conservada por cientos de años, (según la sabiduría oral, desde el tiempo del Chamaj Pacha, hace más de 13.000 años) estuvo sin tener interferencia occidental, , inclusive hoy en día aún se mantiene a través del Amawtismo. Esta visión es profunda y compleja, que muchos estudiosos intentan desentrañar sin llegar apenas a tocarla.

Desde esta sabiduría ancestral de los Andes, todo lo que lo conforma el universo que conocemos, fue creado a partir de la dualidad. De dos energías que al encontrarse co-crean la realidad y la materialidad, estas son las Energías Chacha (Masculina)- Warmi(Femenina), que están continuamente complementandose.

Estas energías sagradas están en todo y en todos. La tierra, la luna, el sol, los elementos, el tiempo, los colores, la vida, los ciclos, todo lo que existe y todos los seres que habitan nuestro sagrado planeta estamos impregnados e influidos por estas energías sagradas Chacha-Warmi.

Por eso, dicen los amawtas,  que la Tierra, es la representación de lo femenino, es Warmi  y que nuestro padre Solar Tata Inti, es masculino y ambos en su relación de complementariedad permiten que la vida se manifieste en perfectas condiciones.

Dicen también, los sabios, que el tiempo, está influido por esta energía dual, que existe un tiempo con energía femenina (Warmi) y un tiempo con energía masculina (Chacha), y ambos se organizan en periodos extensos, grandes ciclos cíclicos y complementarios, que influyen sobre toda la vida de la Tierra, a ese gran tiempo de retorno de la energía le llaman Pachakuti.

El Warmi Pachakuti, es justamente ese Tiempo Grandioso en que la energía sagrada femenina retorna. Es la “nueva” vibración en la que está vibrando  nuestra mamita Pachamama, y que se patentizó con el Solsticio del 21 de Diciembre del 2012. A partir de ese momento, todo sobre la tierra empezó  a cambiar de vibración de lo masculino, hacia lo femenino, las piedras, los ríos, lagos, los árboles, las montañas, lugares de poder, centros energéticos, wak’as, etc. Todo sobre nuestra mamá, desde entonces ha comenzado el retorno hacia la energía Warmi.

Y esto es constatable en el mismo proceso que como humanidad estamos viviendo desde el alba del nuevo tiempo hace más de 60 años, las mujeres, representantes de la energía femenina (Warmi),  han comenzado a pronunciarse, surgiendo un sinfín de movimientos que continúan co-creando una nueva realidad,  hoy en dia visible por ejemplo, en todos los Circulos Femeninos del Planeta.

La energía Warmi, es la energía del amor, es el retorno hacia el corazón de la humanidad y el corazón de la Madre Tierra. Es la invitación para dejar de lado tanta racionalidad, para poner a nuestra  mente en su lugar, y permitirnos co-crear una nueva forma de vivir en armonía con todos los seres. Es un llamado a todos los seres, sin distinción.

La Sabiduría Ancestral Amawtica Tiwanakota, retorna en este tiempo sagrado para conectarnos con esa esencia femenina, nos llama a re-conectarnos con nuestra Madre Tierra (Pachamama), de quien nos hemos alejado por mucho tiempo, nos invita a enraizarnos y a liberar nuestra mente de los códigos caducos que solo nos desestabilizan, nos invita a abrirnos hacia una nueva forma de vivir, en armonía, en libertad, en complementariedad, en equilibrio, honrando las Leyes de la Naturaleza y del Universo.

La energía femenina, ha retornado para equilibrarnos. Estamos en el amanecer de una nueva humanidad. Hemos pasado el umbral del Tiempo sagrado. Mamá Pachamama, está vibrando en esa amorosa energía. Es importante volver a ella y comprender su mensaje.

Jallalla!!

Warawara
Sacerdotisa de la Pachamama
(Sabiduría de Tradición Oral Andina)

Anuncios

SALAMANCA: Agenda Amawtica

Querida Tribu,

Después de vivir una experiencia enriquecedora, llena de amor y autenticidad en Almería, estamos listos para ir hacia otra tierra mágica y especial. A compartir con nuestra Tribu Salmantina…  Os esperamos!!!

21 de Septiembre:

21369487_909219452560801_8822986251778293771_n

21369352_909219212560825_2382970848785717143_n

21462288_909219219227491_1586814031139234994_n

22 de Septiembre:

21371141_909219592560787_2655715477297047917_n

21462911_909220099227403_8419842554182419239_n

23 de Septiembre:

21317429_909220052560741_5399980731365351624_n

Os esperamos!!! 

Jallalla!! 

Casa del Amawta
Asociación Comunitaria y cultural “Taypiri”.
Comunidad Amawtica de Barcelona
Colaboradores del Amawtismo en Salamanca

Almeria: Taller de Conexión con la Madre Tierra

Querida tribu…

Muy contenta de anunciar que la Pachamamita sigue abriendo caminos para compartir la sabiduría de nuestros ancestros, esta vez nos encontraremos en Almería, en un pueblo preciosísimo llamado Lucainena de las Torres.

Gracias a la coordinación de mis hermanas y compañer@s de camino Lola y Annur, y a la gente bellísima del Cortijo los baños Al Hammam, realizaremos un taller de conexión con la madre tierra:

CIRCULO · TALLER
“Conexión con la energía sagrada de la Madre Tierra”

Amawtismo, es la sabiduría ancestral de los Andes para el nuevo tiempo, es una sabiduría planetaria que fue conservada y protegida por seres sabios (Amawtas) que se equilibraron y conectaron perfectamente con la Madre Tierra, y hoy vuelven trayendo antiguos y nuevos códigos para el despertar de  la humanidad.

Estamos en un tiempo en que la tierra está dando un salto cuántico, está evolucionando, está moviendo su energía para elevar la consciencia de todos sus hijos, estamos viviendo un momento delicado y hermoso, estamos siendo llamados por su corazón.

La Pachamama, es nuestra madre, volver a ella, enraizarnos, reconectar con su energía y volver al equilibrio es una de las premisas más importantes en este nuevo tiempo, es hora de armonizar con su energía, de recordar quienes somos, de saber dónde estamos y retomar nuestras misiones sagradas.

Este círculo-taller, está dirigido a todas las personas que sientan el llamado de la Madre Tierra y deseen profundizar en el camino rojo de re-conexión con la energía telúrica a través del Amawtismo.

Qué haremos:

  • A partir del circulo honraremos la palabra sagrada
  • Profundizaremos sobre la sabiduría Ancestral de los Andes, el Amawtismo
  • Realizaremos una meditación guiada, para pedir permiso y conectar con la energía sagrada de la Madre Tierra
  • Compartiremos una comida comunitaria.
  • Realizaremos nuestra ofrenda comunitaria
  • Y en un lugar sagrado entregaremos nuestros pedidos para activar nuestra vida
  • Limpiarnos y Pre-enraizarnos.

Qué traer:

  • Ropa y calzado cómodo, si es posible de colores claros.
  • Tus elementos de sanación para el altar comunitario (flores, semillas, piedras, etc.)
  • Algo de bebida y/o fruta para compartir entre todos
  • Una libreta y boli si quieres apuntar
  • Alegría, entusiasmo, corazón abierto y ganas de compartir entre todos.

**PLAZAS LIMITADAS**

 MÁS INFORMACIÓN:

Fecha: Sábado, 9 de septiembre, 2017
Horas: De 10.00 Hrs a 18.00 (aprox.)
Lugar:  Cortijo los Baños Al Hammam – Lucainena las Torres – Almería.
Aporte/coste: 35 Eu. / 30Eu. (Socios Al Hammam)  Incluye comida.
(Si tienes algún problema económico y deseas participar ponte en contacto con nosotros)

Inscripciones:  Telef. 677057170 (Lola)

¡¡Te esperamos!!

Jallalla!!
“Que mi corazón viaje al corazón de la Madre Tierra y desde allí se eleve al corazón del Gran Espíritu y luego vuelva para encontrarse con tu corazón”.

 

GRACIAS!!!… Circulo Amawtico 2017

Hace siete días volvíamos del cierre de un hermoso ciclo de círculos y encuentros. Finalmente lo hemos conseguido, después de nuestro caminar desde enero, circulando y viajando hacia dentro de nosotros a través del trabajo comunitario, constante y continuo, del paso a paso que hemos ido dando, sosteniéndonos, apoyándonos, escuchando nuestras palabras y nuestros sentires. Hemos aprendido tanto… tanto… que este escrito a penas resume una gota!!!

Cada círculo ha sido tan diferente en este ciclo, hemos aprendido con nuestro abuelo fuego, Tata Nina, que nada permanece, que todo es posible de transmutar, de cambiar, de regenerarse y abrirse, si a la vez nosotros nos abrimos a ello, nos enseñó que el camino comunitario a veces es cerrado pero otras veces es abierto y permite que la energía fluya entre nosotros, que entren y salgan desde la libertad quienes tengan que hacerlo, que eso nos enriquece, nos fortalece y permite que vayamos enriqueciéndonos por cada ser que llega a compartir nuestra vida.

El agua sagrada, mama Uma, llamó a otras hermanas que llegaron desde lejos, a un trocito de la tribu salmantina, una tribu Amawtica que al igual que nosotros está creciendo, aprendiendo a sostenerse en pie y a mantener el corazón puro. Nos enseñó sobre la valentía de recorrer el camino, sobre los pasos que damos acompañados, sostenidos unos a otros. Sobre aprender a limpiarnos, a liberar nuestras emociones, a soltar nuestras rigideces para atrevernos a estar desnudos y libres de nosotros mismos, rompiendo nuestras caretas, nuestras máscaras para ser uno con la vida esencial que fluye desde el corazón de la Madre Tierra.

El tata wayra, abuelo viento… nos trajo desde tierras lejanas a una abuela sabia, inocente, salvaje, libre con la presencia de Awilulu. Él nos enseñó a detenernos a cada paso del camino, a honrar cada elemento porque de cada uno somos parte, a liberar nuestra mente y nuestro control, para abrir los brazos, para honrarle, para llegar de circulo en círculo a su templo en las alturas… donde podemos abrir las alas y aceptar que para volar debemos soltar un poco el peso de nuestro ego, de nuestra mente y simplemente abrir el corazón.

Nuestro encuentro en la Casa del Corazón, nos enseñó que todo tiene su tiempo, su ritmo, que debemos honrarnos a nosotros mismos honrando el tiempo de los demás y el tiempo sagrado. Que cuando hacemos esto nos equilibramos. Allí compartimos la palabra, recordando que nuestros símbolos, nuestras semillas, nuestras caracolas, nuestros elementos y otros, son tan solo medios para aprender a comunicarnos con lo sutil, son parte de un lenguaje que poco a poco vamos aprendiendo.

En  el templo de los guardianes de la Madre Tierra, el templo de los Gnomos, aprendimos a caminar sintiendo, a sentir caminando, a entrar en silencio y de a poco para recibir la magia de los lugares… nos enseñó que nuestra inocencia nos conecta con lo sutil, con el amor de Pachamama, que nuestras raíces se fortalecen en lugares sagrados, esos lugares llenitos de amor, aprendimos a ir de la mano, sosteniéndonos, venciendo nuestros límites, apoyándonos. Aprendimos la importancia de escucharnos a nosotros mismos para guiar a nuestra tribu. Que todos podemos sentir el camino y cuando lo hacemos, no nos perdemos en él.

Finalmente, el Templo de la Luna, en Luna Llena, en el Templo de la roca y el agua, en el lugar donde las mariposas dejan sus alas y los ángeles duermen, allí donde se sanan nuestras heridas, donde enraizamos nuestras intenciones, en esos lugares sagrados, esas Wakas, que son los sentidos de la mamá sagrada. Aprendimos sobre nuestro camino, sobre nuestro lugar… sobre lo poco o lo mucho que nos falta en el camino comunitario. Sobre lo hermoso de nuestro camino individual, sobre la libertad y sobre el conflicto, sobre la oscuridad, sobre nuestras sombras cuando se va el sol y cae la noche. Sobre nuestros miedos y nuestros egos, sobre el perdón, sobre aceptarnos los unos a los otros, sobre fluir. Sobre cantar con el nuevo amanecer porque nuevamente, el padre Sol, Tata Inti nos muestra que queda camino… nos enseñó que la humanidad somos cada uno, en pequeño, y que la esperanza del futuro no son las políticas y los sistemas económicos, sino cada uno de nosotros, en nuestros actos, en nuestros errores, en nuestros aciertos, en nuestro amor y nuestra capacidad de perdón. Cada uno somos la esperanza de la Tierra, porque cada uno de nosotros somos su prolongación.

Allí, en el Templo del Agua y la Piedra, recibimos la visita del Amawta, que nos regaló varios mensajes personales, entre ellos un hermoso mensaje para la tribu que más o menos resumo así:

“No hay cierres ni despedidas en este tiempo donde todo fluye, pues las puertas y las ventanas de nuestra casa se mantienen abiertas… están ahí para quien quiera quedarse, para quien quiera salir, para quienes lleguen y necesiten un descanso… para quienes tengan que partir. Somos libres en este caminar Amawtico y nuestras despedidas son solo un hasta luego…”

Después de siete años con Taypiri, cerrando y abriendo estos espacios, reconozco que siempre hay tantas cosas que aprender y agradecer. Sobre todo gracias infinitas a nuestra mamá sagrada a la Pachamamita, que nos acoge en cada encuentro, que nos enseña y nos cuida, a todos los guardianes y seres de luz que nos rodean. A nuestro guía y maestro el Amawta Fernando Ergueta, que siempre nos acompaña, sostiene y nos impregna de esa sabiduría natural de la tierra, haciendo que vibre nuestro k’amasa.

Gracias a todas las mujeres y hombres que participaron en estos encuentros. Gracias a mis kullakitas y jilatas, quienes iniciaron este ciclo y se mantuvieron presentes a lo largo de estos seis meses. Gracias a quienes vinieron una o dos veces. Gracias especialmente a Awilulu Maria Constanza Videla Jauregui, a las mujeres de la Tribu Salmantina y a los guardianes de la Casa del Corazón.

Gracias a mi compañero de camino Antonio y a mi pequeño Wary, pues sin su apoyo y comprensión no hubiese podido seguir adelante.

Y Gracias sobretodo a mí misma, una vez más.. Por mantenerme en la misión sagrada de transmitir esta sabiduría que no es mía, sino de la Pachamama, mi madre amorosa, que me sostiene y me enseña la belleza de ser humana y ser divina, de ser una Mujer Amawtica.

Jallalla!!!!

Warawara · Neila Marquina

Mujer Medicina

Enraizamiento… Volver a casa (1a parte)

Enraizarse… no es arraigarse,  no es quedarte fijo en un lugar, una ciudad, una cultura, un momento de tu vida. 

Enraizarse es algo mucho más profundo, es el reconocimiento de nuestro origen, es responder a la pregunta de ¿quiénes somos y por qué estamos aquí?

mujerarbol

Cada vez con más intensidad y más frecuencia, miles de personas en el planeta sienten la necesidad de volver a conectar con la energía de la Tierra, le llaman la madre, la diosa y buscan formas de volver a ella. Entremedio de todo eso hablamos del enraizamiento, pero qué es realmente?

Para comprender el sentido real plenos de conciencia, tenemos que volver a la profunda humildad y reconocer nuestro lugar en el Multi-uni-verso al que pertenecemos.  Si nos observamos ante tal magnitud, somos apenas una mota de polvo, pequeña muy pequeña, casi insignificante, tal vez el polvo de alguna estrella viajera. Somos apenas un elemento más del gran TODO.

En  la Sabiduría profunda de los Andes, desde el Amawtismo, proponemos recordar quiénes somos, ya que es importante saber reconocer nuestro lugar para estar bien. Saber, por ejemplo, que somos seres duales, que tenemos una energía cósmica y una energía terrestre que nos sostienen y que nos ayudan a equilibrar nuestra vida.

Como seres cósmicos, somos gigantes, pues dentro de nosotros está la esencia del Gran Espíritu, del eterno Creador, de Wiñay Jakiri. Esta esencia se manifiesta dentro de nosotros, recordándonos los Dioses y Diosas que somos, esta esencia es la que nos permite bucear en lo profundo del espíritu para volver a él, a la armonía, al amor y la sabiduría de nuestro sagrado Padre Creador de quien nunca nos hemos separado.

Pero a la vez, somos seres telúricos, por haber encarnado en este hermoso y sagrado planeta al que nosotros, desde la cosmovisión andina, llamamos Pachamama. Ella, es nuestra madre, estamos hechos de su misma esencia, nuestro cuerpo está conformado por los mismos elementos (físicos y químicos) que la conforman, y como toda madre, no solo nos ha dado la vida, si no, nos da todo lo necesario para vivir en ella, pues somos su prolongación, somos sus hijos.

Enraizarse, es reconocer que nuestro cuerpo y cada elemento que lo constituye como materia orgánica, es un elemento terrestre. Si hemos nacido aquí no somos extraterrestres! (aunque los haya). Si somos humanos, somos telúricos, pertenecemos a la Tierra y no al revés. Ella no nos pertenece.

Esto lo saben todos los pueblos originarios del Abya Yala,  ellos  nos han dejado un legado sagrado en torno a esta realidad. Ellos saben que somos parte de la tierra, que somos sus hijos y ella es nuestra madre, saben que somos perfectos seres duales, sincrónicos, cósmicos y telúricos, no somos ni más ni menos que una piedra o un insecto, pues ellos más bien, son nuestros hermanos e incluso pueden ser nuestros maestros.

Los sabios, los amawtas, nos recuerdan que hay que volver a la Pachamama, hay que volver a nuestra madre para enraizarnos, nos dicen que todos los seres que la habitan están enraizados, menos los seres humanos y por eso no sabemos caminar sobre su piel.

Enraizarse es reconocernos que somos hijos de la Tierra, hijos e hijas de este planeta, que hemos nacido de su vientre, que es el vientre de nuestra madre y así hasta llegar al origen, en ese origen donde está ella: la Pachamama. 

Sin embargo, la mayoría de nuestra actual humanidad, no recuerda y no resuena con esta información, cuando hablamos nos ven como extraños, raros, extravagantes, pero lo cierto es que la Pachamama es más que una moda, es una necesidad esencial que está despertando en los seres humanos en este momento preciso, pues es la única alternativa que tenemos para volver al equilibrio y a la armonía.

Somos nosotros, a lo largo de la historia, quienes hemos ido olvidando nuestras raíces, no sabemos quiénes somos, hemos perdido la identidad. Hemos subido a nuestra mente, nos hemos alejado de nuestro centro, hemos perdido nuestra propia voluntad, hemos cedido nuestro poder, hemos negado nuestro origen telúrico y de esta manera también hemos ofendido con nuestros actos la manifestación de la vida: Nos hemos convertido en los hijos más desagradecidos que hay sobre el planeta.
Debido a nuestra inconsciencia, este des-enraizamiento colectivo nos está deshumanizando, y nos lleva a vivir procesos de autodestrucción hacia nosotros mismos, además de a nuestro planeta. Y dirás, ¿pero cómo puede afectarnos eso?, simplemente porque nuestras raíces activan todo nuestro sistema energético, activan y fluyen desde las raíces hacia los chakras, hacia lo que también se conoce como kundalini, armonizando todo nuestro ser.

Cuando estamos enraizados estamos centrados y cuando estamos en nuestro centro, creamos armonía a nuestro alrededor, co-creamos la realidad, podemos producir cambios en nuestra vida, honramos la vida y todo lo que la rodea, cobramos consciencia, nos hacemos más presentes, más comunitarios, aprendemos a vivir en armonía, a vivir bien…

Si imaginamos un bosque, e intentamos ver debajo de la tierra, observamos que cada árbol, arbusto o hierbita, tiene una raíz diferente no son iguales, pero sin embargo se respetan y respetan su espacio, cada una coge de la tierra lo que necesita, sin mirar que el otro árbol necesita más o menos nutrientes, (es cierto que algunos árboles necesitan mucho espacio vital, también hay personas que lo necesitan), pero sobretodo, esas raíces tejen una red bajo la tierra, una red de comunicación, todas esas raíces están conectadas.

Esto mismo sucede con nuestras raíces, todos estamos inter-conectados a través de ellas y podemos sentir o percibir lo que sucede a nuestro alrededor, somos como “antenas”,  se activa nuestra intuición y sobretodo nuestra empatía. Estamos interconectado a todo y entre todos y por tanto todo lo que le sucede a uno, influye en los demás. Esto lo sabemos en la cultura de la vida, todos somos complementarios, todos somos uno y al enraizarnos conscientemente esto se activa, esta memoria despierta en nuestro cuerpo, en nuestro ser y podemos vivir la vida con consciencia, producir cambios en nosotros mismos y en todo nuestro alrededor.  Por supuesto no es algo que sucede de un momento a otro, pero sucede.

Ojalá la humanidad entera estuviera enraizada, el sistema en el que vivimos cambiaría drásticamente.

Es importante recordar que somos árboles que caminan, que somos tierra que camina, montaña que camina, que nuestra fuerza originaria viene de la tierra, del cosmos, de nuestra esencia cósmico-telúrica.

Enraizarse… no es arraigarse,  no es quedarte fijo en un lugar, una ciudad, una cultura, un momento de tu vida.

Cuando estamos enraizados nos volvemos más libres para recorrer y caminar por toda la piel de nuestra madre sagrada. Cuando nos arraigamos sin embargo es posible que perdamos nuestras raíces.

Los seres humanos hemos perdido nuestra cualidad de nómadas,  un día nuestros antepasados dejaron de viajar para establecerse en un lugar fijo, allí la sociedad se desarrolló hasta que un día crearon fábricas, las comunicaciones el transporte hicieron que no tengamos que movernos a ningún lugar a buscar nada, la televisión, el internet, nos lo pone ahora todo dentro de casa, nos traen la comida, las compras, el trabajo también puede hacerse desde casa y así poco a poco dejamos de movernos. Os suena? Pues esta forma de vivir nos mata las raíces. Tanta comodidad nos ha dormido.

Las ciudades han sepultado la tierra, nos dejan solo algunos metros cuadrados en parques y plazas, pero no es suficiente, cada vez más en las calles hay menos árboles, las ventanas de los edificios son frías no hay flores, no hay apenas pájaros (a no ser que los tengan en jaulas) y pensamos que estamos bien, compramos aire sobre aire para vivir, pensamos que compramos tierra, pero la tierra no se compra, ¿cómo comprar a tu mamá?

Si nos quedamos sin movernos en las ciudades, nos des-enraizamos, hay que moverse, volver a nuestro origen en la naturaleza, salir de nuestra zona de confort para ir a sus templos, peregrinar a lo que fueron nuestros templos, a esos lugares sagrados donde la vida palpita, hay que volver con humildad a los bosques, abrazar los árboles que son sabios, a hablar con ellos, aprender de su ejemplo.

En la sabiduría de los andes, en la sabiduría Amawtica, decimos que hay re-aprender a comunicarnos, porque todo habla, todo tiene voz, la piedra, el agua, el árbol, la montaña, el viento, todo tiene un lenguaje universal todo tiene espíritu. Solo hace falta humildad para volver.

La Pachamama, siempre espera a sus hijos, siempre nos cuida, nos abraza, nos alimenta, ella jamás nos echará de su lado, ni renegará de nosotros. Hay que perdonarnos por no haber sido buenos hijos, porque tampoco nos enseñaron.

Volvamos al camino de la Pachamama, al camino rojo del corazón, a sentir, pensar y actuar desde nuestra unicidad.  Jallalla!!!

4madresweb

Warawara · Neila Marquina
Wilumi – Sacerdotisa de la Madre Tierra

ENCONTRAR PAREJA… UN CAMINO DE CONSCIENCIA Y SANACIÓN.

A happy couple in love with painted smiley and hugging

Durante estos años de profundizar en la terapia Amawtica, en los círculos o las sesiones personales, uno de los temas que sale a menudo y que suele esconder un dolor profundo de soledad en quienes acuden a consulta, es la pregunta del millón… ¿Por qué es tan difícil para mí encontrar pareja? ¿por qué no puedo encontrar una persona con quien compartir mi vida?. Desde luego la búsqueda de las respuestas a veces puede llevarnos a la desesperación, porque no sabemos qué decirnos a nosotros mismos y no sabemos cómo callar ese dolor silencioso que nos remueve cada vez que vuelve la dichosa pregunta.

Es cierto, no existe un manual universal del cómo encontrar pareja, porque cada persona es un mundo muy complejo, y lo que funciona para unos, en absoluto ayuda a otros. Y también es cierto, que si no hacemos algo ya, cuantos más años pasamos en la misma situación la sensación de soledad crece y se hacen hueco en nuestra vida, el vacío y la desesperanza, que sobrellevamos la mayoría de las veces, en silencio, en sufrimiento, y algunas otras en resignación.

No me atrevo a decir que sea algo que solo sucede a las mujeres, pero en este caso particular, veo que son ellas quienes más lo sufren, sobretodo en aquellas mujeres que están en un camino de despertar espiritual o que están profundizando en su proceso de sanación y no saben por dónde empezar a tocar este tema.

Sanar desde las raíces
mujerraices

Durante las consultas, cuando sale este tema como el motivo “principal”, en realidad vemos que no es algo aislado, pues todos venimos con nuestra historia personal, con nuestro pasado, con nuestros miedos, con nuestros amores y desamores, con la niña o adolescente herida, con la historia de nuestros padres o abuelos, con historias de violencia familiar u otras heridas profundas, todos venimos y vamos con nuestra mochila a cuestas, y es en ella que resalta y sobresale el tema de la pareja, pero solo es la punta del iceberg y hay que ser muy valientes para sumergirse y ver qué se esconde debajo.

A veces, sucede que repetimos patrones familiares, por ejemplo, elegimos como pareja justo la persona menos indicada, aquella que se parece a nuestro padre o abuelo y repetimos la historia una vez más, sin darnos cuenta que estamos actuando como lo hacía nuestra madre o abuela, repitiendo las mismas conductas, a veces de violencia, de sumisión, de control, de sobreprotección, de darlo todo a cambio de nada, de entregar la media naranja o la naranja entera, etc., etc.
Desde luego que estas parejas podrían funcionar, lo han hecho nuestros padres; pero si por desgracia, esa estructura familiar está enferma, es muy probable que la relación se quiebre y termine siendo una pesadilla, una y otra vez, hasta que tomemos cartas en el asunto y decidamos liberarnos de los patrones que nos condicionan.

Otras veces, cargamos con contratos invisibles que pasan de madre a hija, de generación en generación. Si, por ejemplo, vemos la historia de las mujeres de nuestra familia, encontramos solteras, viudas, divorciadas, historias complejas que tienen parecido con nuestra “soledad”, y puede que no influya en muchos casos, pero sí en otros, cuando se esconden detrás de esas vidas contratos como: “no me casaré nunca”, “jamás estaré con un hombre”, “las mujeres de mi familia siempre estarán solas”, “mis hijas se quedarán para cuidarme”, etc. y que han pervivido hasta hoy.
Nuestro linaje femenino es poderoso, la historia de nuestras mujeres es muy potente y a veces se nos olvida que la llevamos dentro, es más ignoramos que en nuestras células, está la historia de todas nuestras ancestras, que llevamos su legado y que también se lo entregaremos a nuestras hijas.

Además, también tenemos las experiencias que vivimos en nuestra propia vida, lo que vimos y vivimos de pequeños, la forma de relacionarnos con el sexo opuesto que aprendimos y aprehendimos de nuestra familia, nuestros primeros encuentros sexuales, la idea de pareja que introyectamos, la visión de la familia, de la sociedad, de la religión, de nuestra cultura.
Queramos o no, casi todos los conceptos (verdades) que tenemos en nuestra cabecita sobre pareja, sexualidad, matrimonio, amor, romance, enamoramiento, etc. etc. son verdades que no son nuestras, sino que parten de los esquemas en los que hemos vivido y que han moldeado nuestra conducta. Y que también es necesario revisar y cuestionar… ¿qué significa realmente tener pareja para mi? ¿qué es el amor?¿cómo se relaciona una pareja?, son algunas preguntas que necesitan una respuesta y para ello hay que revisar los esquemas, las introyecciones de la familia, la sociedad, la cultura, la educación, la religión, etc. identificar los condicionamientos y finalmente “elegir” nuestra propia verdad, sobre la cual vamos a construir nuestra realidad.

Despertar y abrir el corazón…

meditando en el mar

No hay un antes o un después, no es una receta lineal, sino es un proceso de sanación, de liberación y de consciencia, que requiere que tengamos mucha paciencia con nosotras mismas y dejar de hacer las cosas “para” tener pareja, sino seguir el proceso y hacerlo porque nos ayudará a estar mejor y atraer a esa persona que al igual que nosotros está sanando su vida, pues hoy en día, en este salto de consciencia las parejas hemos cambiado nuestro código y es necesario que ambos despertemos, que ambos hagamos un salto de consciencia, que ambos sanemos y nos liberemos, por tanto… ten confianza que allí en algún lugar está esa persona, sanando y viviendo su proceso para finalmente encontrarse contigo y mientras…

Sana las relaciones con los hombres de tu vida… (y también con las mujeres), comenzando por tu papá, tu abuelo, tu tío, tu hermano… son los primeros hombres que hemos conocido y que nos influyen, sanar la relación, limpiarla, equilibrarla, perdonar, aceptar, soltar o liberar, también nos libera, nos ayuda a aceptar al otro opuesto con todas sus limitaciones, sus virtudes y sus defectos. Para relacionarte con el otro, la mejor práctica es en casa.

Recoge tu energía y los regalos de las relaciones del pasado…, no puede sembrarse un jardín en un lugar donde solo hay estiércol (por ser fina), atrévete a hacer una lista de todos los chicos que pasaron por tu vida, aunque sea una sola noche, incluso de los amores platónicos, pues todos han dejado una huella en ti, y si ha habido relaciones sexuales, puede que aún quede un lazo energético que te una a ellos. Revisa la lista, perdona y libera a cada uno, despídete con amor, con agradecimiento, recapitula los momentos más importantes y recoge tu energía, devuelve la energía que puedas aun tener, libérate de los lazos de las exparejas, déjalos ir y recoge el regalo de cada relación: ¿Qué lección de vida aprendiste con esa persona? Observa, puede que a veces tropecemos con la misma piedra una y otra vez, y aún no aprendamos, la vida es muy sabia y no nos dejara pasar lecciones. Perdona, perdónate y sana.

Se clara, que estás buscando? Qué tipo de relación quieres en tu vida?… a veces sucede que no somos claras con la clase de persona que queremos atraer, queremos un modelo de revista y la vida nos lo trae, pero entonces está súper ocupado con las sesiones de fotos, con las modelos que le rodean, contratos, viajes, etc. y finalmente esa relación se vuelve insostenible, porque no era eso lo que pediste. ¿Realmente no era eso?. Si basas tus expectativas en lo efímero las relaciones no tienden a durar. Es importante que te conozcas, que sepas claramente, qué quieres que forme parte de tu vida, que es lo que valoras. A veces la soledad, se llena de expectativas que no se cumplen. Atrévete a hacer una lista, revísala las veces que sean necesarias, profundiza en lo que realmente quieres.

Y antes de pedir, también medita honestamente qué estas dispuesta a dar, qué es lo que ofreces? Media o toda la naranja?? (otra vez no!!!). Una relación de pareja de este nuevo tiempo, está basado en el Ayni, el ayni es una expresión andina (aymara) que quiere decir algo parecido a “perfecta reciprocidad”, es decir, que tiene que haber un equilibrio entre lo que das y lo que recibes. Ya no podemos basar las relaciones unidireccionales, el tiempo, la atención, el cariño, el sexo, el dinero, la energía, etc. etc. tiene que ser recíproco, tiene que ser de ida y vuelta, tiene que ser complementaria. Es tiempo de romper esquemas que ya no nos sirven y que no van a sostener las nuevas relaciones de pareja.

Reflexiona y aplica en tu vida la jerarquía del amor, una pareja no puede serlo todo, ni el amor de una pareja es el único amor que existe, redistribuye tu amor, tu atención, tu tiempo, llena tu vida de amigos, de familia, de hobbies, de madre tierra, etc. etc. llena tu vida de amor y deja un trozo para la pareja que vendrá, otro para los hijos que tendrás o que tienes. Pero el resto redistribuye y date un buen trozo de amor para ti misma.
Y finalmente has tú pedido al universo, abre tu vida y deja que suceda sin expectativas…., esta sin duda es una de las partes más difíciles porque implica confiar en ti, en tus guías, en tu proceso. Confiar en que en algún lugar del mundo hay otra u otras personas que se están preparando para conocerte, así como tú lo estás haciendo. Elige un día, ceremonialmente, una luna llena, un solsticio, un equinoccio, reúnete con tu tribu, con tu clan y ora, ora desde tu propia esencia. Entrega tu pedido, entrega tu proceso, entrega tu soledad, tu vacío y abre tu corazón al universo, a la vida,… y luego olvídate de lo que pediste, no hace falta hacerlo una y otra y otra vez, no lo harías en una compra por internet verdad?, así que déjalo y confía en que te llegará cuando sea el momento. Entretanto, entrégate a la vida, tienes mucho amor para dar y distribuir…

Claves para una relación de pareja en equilibrio

000111

Finalmente comparto un tesoro, algo que durante estos años me ha ayudado a profundizar en la relación de pareja, a sanarme y ayudar a sanar, a liberarme de patrones, de esquemas y hacer todo esto que os he escrito, que no solo es la experiencia en consulta, sino que es parte de mi propia vida, yo lo hice y me fue muy bien.  Gracias al Amawta Fernando, sabio y guía de la Escuela Amawtica, tenemos estos siete principios para que una pareja pueda estar equilibrada, te invito a meditar sobre ellos, a preguntar o comentar, pues los profundizaremos más adelante.

  1. No te quedes en la máscara, no te fijes en el exterior, sino lo que guarda adentro.
  2. Que compartan la Mística y el Misterio.
  3. La lealtad es más importante que la fidelidad.
  4. Que ambos sean de la misma vibración.
  5. Que la relación sea en libertad, sin posesión.
  6. Aprender a amar, sin enamorarte
  7. Y si te enamoras, que el enamoramiento sea con conciencia.

Una de las leyes universales de la naturaleza, de la Pachamama, es la ley de la resonancia, que dice que todo lo que resuena con nosotros será atraído a nuestra vida de manera inevitable. La ley de la resonancia siempre nos dice sí. No nos contradice, si por ejemplo crees que tu vida no funciona o no tiene sentido, con seguridad lo confirmará. Pero si crees que mereces una relación amorosa, profunda, consciente y sincera, con seguridad eso se manifestará en tu vida.

NOTA IMPRESCINDIBLE: Desde luego, este artículo no es una receta, pero sí, una reflexión profunda desde la experiencia, es mi verdad y no es la verdad absoluta. Pero si la pones en práctica y te va bien… me encantaría saberlo!

Gracias. Jallalla.

 

Warawara · Neila Marquina
Terapeuta Amawtica · Mujer Medicina ·
Wilumi · Sacerdotisa Solar y Lunar ·  Guardiana de los misterios sagrados.
Acompaña a mujeres y hombres en el proceso del despertar de su consciencia, en la sanación de patrones y códigos ancestrales, y la conexión sagrada con la energía de la Madre Tierra.

Volviendo de los Aphus

Una vez más vuelvo a esta hermosa tierra que me acoge, trayendo en mi corazón el amor sagrado de los guardianes de los Andes, los Aphus sagrados. Vuelve mi cuerpo, renacen mis alas, pues he dejado una parte mía allí en las alturas…

Subir a  lo alto, a un lugar tan sagrado y sentir el amor del universo, sentir la magnificencia de los guardianes, te hace consciente del lugar que ocupas, así he sido yo consciente de mi tamaño tan pequeño como de mi amor, solo en lugares así sagrados, mágicos, somos auténticos, solo allí nos desnudamos, pues no hay nada que esconder, nos hacemos transparentes y humildes ante el Gran Espíritu, ante Dios, ante la Pachamama.

En estos lugares sagradísimos, vemos reflejados nuestros egos, que salen como cáscaras que ya no necesita la semilla de nuestra esencia, allí vemos en nuestros espejos-herman@s, las manchas que necesitan limpiarse y la belleza que llevamos dentro.

Allí, en lo alto, pedimos perdón a la vida, por no haber cuidado nuestro cuerpo que es tierra sagrada, allí lo amamos, nuestras manos, nuestros pies, nuestros ojos, cada célula es milagro ante nuestros ojos, allí nos reconocemos como h-uma-nos, con nuestras limitaciones imperfecciones.

Más también allí nos reconocemos divinos, somos el milagro más grande del universo, somos únicos, y únicos son nuestros pasos, nuestro camino, nuestro ritmo como lo es el de nuestr@ herman@. Somos únicos en el mundo, somos la creación más sagrada del Gran Espíritu.

Allí recorriendo esos caminos profundos entre las montañas, pero también dentro de nosotr@s mism@s, aprendemos a dar gracias al agua sagrada que llena de vida la tierra, al fuego hermano y maestro que nos permite recuperar el calor en el cuerpo, al aire puro que nos llena de vida y a cada roca y piedra que hay en el camino, pues se vuelve nuestra maestra.

Allí, caminando te deshaces de tu mochila, de las cosas innecesarias, te desprendes de lo que no hace falta, te rindes al amor por la vida y de la vida hacia ti misma.

Y de allí volvemos…. de estar con los Aphus, para recorrer una vez más nuestro camino misional, como mujeres sagradas, amawticas… más humildes ante el amor y la grandeza de la vida y el misterio que guarda.

Gracias Amawta-maestro por guiarnos hasta allí, a esos lugares donde los chachakunturis habitan y descansan. Gracias hermano-maestro-jilata por todo el amor que desprenden tus palabras y tus actos, por el ejemplo que nos das con tu presencia. Gracias amawta, por enseñarnos a volver a ser nosotros mismos.

Jallalla!!

Warawara

IMG-20170225-WA0006