Sobre nuestro tiempo… reflexiones de luna llena.

lunallena

Luna Llena con Eclipse · Agosto, 2017

Esta noche ha sido hermosa y larga, llena de bosque, de tribu, de sabiduría, de reflexión. El tiempo pasa tan rápido. Todo pasa tan rápido, que apenas queda tiempo para lo verdaderamente importante: Este preciso momento.

Este aquí y ahora, tan necesitado de un cambio, del cambio de nuestra vida: Si, es ahora el cambio, todos lo sentimos, la humanidad está cambiando. No es mañana, ni pasado, ni en un mes, en este instante todos estamos en un momento importante.

Y el cambio pasa por nuestra vida, casi sin darnos cuenta, pues no nos implicamos en él. Postergamos las decisiones importantes de nuestra vida en la tierra, sin pensar que cada acto cuenta y son las decisiones en los pequeños actos que harán la diferencia en estos momentos:
¿Cuánta basura generamos? ¿Cuánta comida tiramos? ¿Por qué no cuidamos el agua? ¿Qué compramos? ¿En qué invertimos nuestro tiempo?

Nuestro tiempo, que es nuestra propia vida, es lo más sagrado, es el oro que tenemos.

Volver a la Pachamama viviendo en la ciudad no es fácil. Y más ahora con tanta tecnología que nos invita a disociarnos constantemente, con esa vertiginosidad, esa rapidez para dejarnos atrás: “desactualizados”.

Para evitar eso los teléfonos, los tablets, el ordenador, se han convertido en medios tan importantes en nuestra vida que no vamos a ningún lugar sin ellos, para “seguir en línea”, para ser reconocidos, para estar en el mundo, porque al parecer el “nuevo mundo” es tecnológico, el mundo está on-line.

Tantos programas para “compartir” nuestra vida con los demás, mientras olvidamos lo importante de la soledad, de la meditación, del misterio, olvidamos la importancia del hablar con tiempo, mirándose a los ojos, sintiéndose, desnudandose… ahora no hay tiempo para eso, todo es rápido, visual, nuestro cerebro va a mil con tanta información… y me pregunto, lo necesitamos tanto?

Esta luna llena, con eclipse, que según mi maestro el Amawta Fernando Ergueta, no se celebra como todas las lunas, sino que es un tiempo especial para meditar, para reflexionar, para entrar hacia adentro de nosotros mismos, entrar al fondo de la tierra a nuestros templos y ciudades sagradas, para activarnos, para recordar lo esencialmente importante, me hace pensar en eso… me hace reflexionar sobre el tiempo. Un tiempo que va en contra reloj para la humanidad. Necesitamos volver a la Madre Tierra, enraizarnos, necesitamos dejar un momento de estar “conectados” para conectarnos realmente a nuestra vida y a ella. Necesitamos recuperar nuestro tiempo y equilibrarnos, para co-crear un nuevo mundo.

La soledad y el silencio, son un regalo necesario, casi un lujo. El día de un mañana pagaremos por ello. Reflexionemos.. y equilibremos, pues este instante es importante. No se trata de dejar ahora de ser parte de este “nuevo mundo” tecnológico, sino de equilibrar nuestra presencia en él. De ser conscientes de la importancia de nuestro tiempo, de cómo podemos perderlo tan fácilmente, pero no perdemos tiempo, perdemos vida.

Es importante que meditemos para equilibrar, que dediquemos ese tiempo sagrado para ir hacia el encuentro con nuestra Madre sagrada, con la tierra… ella no usa tablets, ni ordenadores, ni teléfonos de ultima tecnología, ni tiene cuentas en las redes sociales… pero ella siempre está ahí esperándonos, presencialmente.
Hemos olvidado el regalo de estar PRESENTES, porque “ser-estar-sentir” a la vez, es un regalo que se llama presente. 

Ahí… aquí en estos medios, aquí en este blog, en internet, por más que vayamos al mejor buscador… no encontraremos a la Pachamama, ni encontraremos nuestra sabiduría profunda.

Vayamos a sus bosques, a sus ríos, a sus fuentes sagradas, a sus lugares de poder, dejando esa “tecnología” en nuestra mochila, vayamos a recargarnos nosotros, a limpiarnos, a fortalecer nuestras raíces, a descargar nuestras mochilas, a hablar con ella, con los árboles, con los insectos, con las piedras, con lo invisible, a despertar nuestra sabiduría. Vayamos a su encuentro, honrando el misterio sagrado de cada lugar. No hace falta dar a conocer al mundo todos nuestros pasos… recuperemos nuestro misterio, recuperemos el misterio de los lugares sagrados.

Este eclipse, en luna llena, en este mes solar, marca la importancia del cambio, nos pide profundidad, sinceridad, honestidad, con nosotros mismos, con nuestro camino, con nuestra vida, con nuestro tiempo.

Porque es cierto, como humanidad estamos a contra-reloj, nuestra mamá es muy paciente y amorosa pero estamos llegando demasiado lejos con la soberbia humana, con el ego, y aunque querramos negarlo, estas redes nos mantienen ahí, en ese ego, por eso son redes. Desenredemos un poco.

Este es el momento de cambiar, este instante, este día, esta vida. Gracias!!.
Jallalla!!
Que mi corazón viaje profundo hasta el corazón de nuestra madre y desde ese lugar se eleve hasta el cielo donde habita nuestro padre profundo y entonces se encuentre con tu corazón, para re-encontrarnos…

Warawara
Sacerdotisa de la Pachamama (Madre Tierra).

Honrando a nuestros muertitos

Hoy es 1 de noviembre, el día de todos los santos, y en muchos lugares y cada vez más nos reunimos la familia y la tribu para honrar a nuestros muertitos recordados. Muchos también celebraron el Halloween, que para mi si me lo permiten es honrar a las bruj@s, sanadores, alquimistas, etc. que fueron quemados en la edad media, en fin, lo cierto es que alrededor de estas fechas se mueve muchísima energía.

Desde la cosmovisión andina, estos son días muy especiales, pues los portales que unen lo visible y lo invisible se acercan  y  es el momento preciso en que los seres que vivimos a uno y otro lado de la realidad (o de los mundos/planos) podemos re-encontrarnos.

En la cultura aymara, la muerte natural no constituye un episodio trágico, sino un ciclo más de la propia vida. Por eso, cuando alguien fallece, se suele decir que esa persona `se ha ido´ o `ha partido´ al otro mundo y este día es el día en que podemos estar juntos los de allí y los de aquí, por esto este tiempo esta lleno de fiesta.

mesa

En mi tierra se celebra “bien bonito”, es una ceremonia familiar o tribal, rodeada de color, de comida, de música y belleza, pese a la tristeza que a veces puede significar la partida de un ser querido. Este día se llena de niños y adultos que van casa por casa, rezando y cantando para que esas almitas las reciban y puedan volver al otro mundo cargados de buenos deseos para ellos.

Mi abuela decía que si no se les reza o canta, se quedan penando, que siempre hay que recordarles y ponerles al menos una velita que ilumine su camino y un vasito de agua para que calme su sed y siempre siempre, poniamos un platito extra en la mesa sagrada para aquellas almas olvidadas, a quienes no les rezan ni les recuerdan.

Lejos de ser triste, estas fechas los cementerios se visten de colores, de música, de un ambiente de fiesta, para que todos nos alegremos, para que quienes vienen y quienes se van se hayan sanado, hayan puesto paz, hayan perdonado y así hasta el año siguiente…

Este día hermoso… la vida fluye entre el más allá y el aquí, repartimos abrazos, nos damos cariño… nos unimos para celebrarnos que somos parte del ciclo de la vida… donde no existe un fin, si no un cíclico continuará hacia la ciudad eterna… Wiñay Marka…

Jallalla

Warawara

Foto: Katari.org

 

 

 

Luna Nueva Junio: Sanar las relaciones del pasado

Mensaje de la Luna Nueva del 4 de Junio 2016 ·  Preparándonos para el Solsticio.

conexion

Cuántas personas hemos conocido desde que estamos en este planeta… es innumerable la cantidad, pues muchas de ellas han pasado como hojas de otoño, y ya ni nos acordamos de su presencia en nuestra vida. Sin embargo otras han calado hondo, como agüita de lluvia, y para bien o para mal… nos han dejado una huellita en el corazón.

Si esa relación ha florecido y ha fructificado probablemente, aún la conservemos en el recuerdo como alguien querido, como alguien que despedimos un día con cariño o como un viejo amigo al que si volviésemos a ver el corazón saltaría de alegría al dar un abrazo.

Pero si no es así, probablemente al ver hacia atrás, estarían esas tensas relaciones que no quisiéramos ni recordar.

“Una vez, escuche decir a mi maestro el Amawta… “la realidad es como un tejido de serpientes, nosotros mismos estamos hechos de ese tejido, si pudiéramos vernos nos asustaríamos, pero Todo está lleno de serpientes”.

Ese momento no comprendí la profundidad de esa sabiduría, pero cada vez que vuelvo a sus palabras cierro los ojos y puedo ver la realidad, entonces  me veo con un montón de hilos serpenteantes, hilos de colores que se pierden en la inmensidad, hilos me unen a todo lo que me rodea, hilos que me unen a mis seres queridos, a los lugares que amé, a las personas que me rodean, hilos que viajan al pasado, incluso al más lejano y me unen a seres que un día conocí.

Siento que en esta realidad, soy parte de un tejido multidimensional que traspasa el tiempo, que va más allá de lo físico y me conecta con todo.

De esta forma puedo viajar a cualquier lugar, puedo ir a cualquier momento de mi vida y puedo sentir la vibración y la energía de esa persona a quien me une ese hilo invisible, siento que no existen distancias, ni tiempo… este es el tejido sagrado de la vida.

Entonces, comprendo, veo/siento lo que sucede con nuestras relaciones. Establecemos un nuevo lazo-hilo, con cada persona que conocemos, algunos de estos son tan finos que se rompen, pero otros son muy gruesos que parecen cordones. Los hay de colores vivos y vibrantes como el que me une a mi hijo o a mi compañero y los hay de colores opacos, grises y casi sin vida que me unen a esas personas con quienes aún quedan cosas pendientes, a relaciones que no quisiera recordar”… (Extracto: “Wilumi” – El camino de una sacerdotisa).

Esas relaciones, con las que en un momento establecimos lazos, que se han vuelto tóxicos,  y que por alguna razón no han sido transmutados, cerrados o cortados, son los que a modo de red nos frenan o impiden que avancemos en nuestro camino espiritual.

Por qué?… La razón es muy simple y es porque el Gran Espíritu, la Pachamama, nuestros guías nos quieren íntegros, completos, coherentes, y sobretodo libres.

Y esto es mucho más importante para una mujer que se hace medicina, que quiere ser una mujer medicina: el “sanar todas sus relaciones del pasado, todas las heridas que le han hecho y que ha hecho sin querer, incluso accidentalmente (karmas), con las personas que han sido y son importantes en su vida, aquellas que han contribuido a su camino”.

Y ojalá fuera sencillo, bueno, en realidad lo es. Es sencillo y simple, cuando nuestro Ego baja la guardia y permitimos que se exprese nuestra maestra/o  interna/o, que con compasión y sabiduría nos permite reconocer las “Guerras” a las que entramos, y de las que salimos heridos “todos”, porque en las guerras no hay ganadores, nadie sale íntegro, salimos con un lastre emocional, una mancha, una herida, que deja huellas en el alma y el corazón.

Volviendo a los lazos, imagino que si no dedicamos un tiempo de nuestra vida a sanar estas relaciones o cortarlas definitivamente, traspasarán el tiempo y volveremos en una vida futura a encontrarnos con los mismos seres detrás de otros rostros con quienes tendremos una nueva oportunidad para liberarnos, es la sabiduría cósmica.

Nuestros abuelos decían, todos somos parte de todo, todos somos uno. Es una ley universal, si todos somos uno, pelear, resentirte, lastimar, herir a alguien es herir al todo que eres tú mism@ y de igual manera, perdonar, amar, sanar, es sanarte a ti mism@  y a través de ti al universo.  Esta es la sabiduría ancestral, de donde nace el Ayni.

Y Cómo hacerlo?

Esta es la pregunta del millón… no del millón de pesos, de dólares o de euros… sino, de ojalá, los millones de personas que vamos despertando y que queremos profundizar en esto y no dejar para mañana lo que podemos hacer hoy.

El consejo que me dio el Amawta en su momento era: “Actúa de forma transparente y sin egos, ya sea para despedirte o sea para renovar pactos”

Pero madre mía…¡¡Qué difícil!!…. pues, si con solo tocar uno de esos hilos tensos y grises que tenemos, el Ego, los miedos, el enfado, la frustración y todo ese lastre emocional guardado sale a flote para ser removido.

Sin duda tenemos que estar seguras de querer hacerlo, tener la valentía y el coraje para enfrentarnos a ese miedo grande que es el “miedo al rechazo”. Esto porque, cuando acaba la guerra y no hay ganadores,  ni culpables, lo único que queda es el sentimiento de que algo se torció, reconoces tu parte o tus armas, no solo las heridas que recibiste, sino las que también pudiste haber hecho… y aterra muchísimo enfrentarse a esa persona que “quien sabe cómo estará” para hablar de nuevo y sanar si hay algo que sanar, hablar si hay algo que hablar, y renovar pactos o despedirse definitivamente si no hay solución.

Sin duda, admiro a quien con esta información haga su lista de hilos grises y se atreva a coger el teléfono y lo haga así…  sin más preámbulo, con decisión, con transparencia, sin ego, directamente.

Pero también admiro a quienes, poco a poco seguimos con la lista en mano, trabajandonos  a consciencia, a paso lento sí, pero seguro, para limpiar todos esos lazos que nos impiden avanzar. A todos nosotros: no nos quedemos dormid@s, pues la vida tiene su propio reloj.

Gracias mamita luna… gracias mama Phaxsi… pues cada ciclo me ayudas a sanar, a limpiar… a profundizar en mi misma, gracias por tu mensaje:

“Antes de que llegue el nuevo sol, revisa tus emociones, revisa tu carga emocional y suéltala, límpiala y sánala. Permite que la paz se haga en tu vida, renunciando a las guerras que mantuviste con tus herman@s. Haz de la paz tu bandera, libérate de toda carga negativa y libera a quienes tienes atados en tu corazón. Se libre y conviértete en luz”…

Jallalla!!!

ayahuasca_597

Warawara
Madre · Wilumi · Mujer Medicina · Guardiana de los Misterios Sagrados
Sacerdotisa de la Pachamama, Sacerdotisa Solar y Lunar.

Luna Menguante: Ser responsables de la energía que nos rodea…

Mensaje de la Luna Menguante de Mayo, 2016
moonscapes___waning_moon

Seamos responsables de nuestra energía y de la energía que nos rodea. Vivimos en un multi-uni-verso y en un tiempo en el que las puertas de los visible y lo invisible se van diluyendo.

La sensación de vivir rodeados de magia, es más tangible para los seres sensibles, sentimos la belleza de la creación, el mundo sutil, muchos sentimos la presencia de seres que nos acompañan, los seres de luz, que están haciendo un trabajo increíble para poder comunicarse con nosotros, para guiarnos y  aconsejarnos en nuestro camino, con plena libertad y amor.

Sin embargo, también al otro lado de la línea, están los seres de baja densidad, seres astrales, creaciones mentales negativas, y otros,que viven en hospitales, aeropuertos, discotecas, centros comerciales, incluso en centros de terapias.

La televisión nos ha llevado a creer que solo habitan en caseríos abandonados, a modo de fantasmas, pero no es así, muchos de ellos conviven en nuestra realidad, en otro plano, habitando lugares donde la densidad es muy baja. Se alimentan de tristezas, de penas, de nuestras obsesiones, de los productos de la mente, del dolor, del miedo, de las peleas y la agresividad. Y aunque no los vemos, a medida que vamos trabajando nuestra sensibilidad, podemos percibir también su presencia.

Estos, desde nuestra perspectiva, no son seres malos, pues lo bueno y  lo malo no existe, solo la luz y la oscuridad, y son seres más cercanos hacia la oscuridad, vencidos por la luz, faltos de amor. Muchos de ellos quieren también iluminarse y a la larga lo irán haciendo pues el plan del Gran Espíritu es para todos los seres que habitan este planeta.

Pero entretanto, debemos asumir nuestra responsabilidad, de ser guardianes de los espacios que habitamos, de equilibrarnos y limpiarlos energéticamente, de mantenernos energéticamente sanos.”

Como hacerlo?

El espacio inmediato es nuestra propia casa, para nosotros la casa, es UTA, es decir es casa-templo, pues nos consideramos seres sagrados e hijos de la divinidad, es simple y nos hace tomar la responsabilidad sobre nuestro propio espacio físico.

La limpieza física, barrer, pasar el polvo, ordenar… se  puede transformar en una “meditación activa” cuando lo hacemos con conciencia, pues más que un hábito, se convierte en una forma de limpiar energéticamente esos pensamientos negativos que “se quedan flotando en el aire”. Nuestros pensamientos son la materia prima de la creación, que pueden materializarse, y aunque no lo creamos a priori, afectan a las personas que nos rodean, nos afectan a nosotros mismos.

Algunas veces tenemos discusiones, enfrentamientos en nuestra casa y otras veces pensamos mal de nuestra pareja, nuestros hijos o las personas con las que convivimos, les mandamos malos pensamientos, malas vibraciones. Todo eso es basura mental, que aunque no llega a expresarse a través de nuestras palabras la forma mental ya se ha quedado ahí, como la base de una realidad que cualquier momento puede materializarse. (Esto más aún en lugares donde se realizan terapias, y la gente habla de sus problemas, sus pesares, su enfermedad, etc.) Por esto es que debemos cuidar nuestro pensamiento, sembrar semillas mentales lumínicas, buenos pensamientos para que germinen a nuestro alrededor. 

Esta  limpieza de nuestra casa-templo, puede complementarse en base a sahumerios, con plantas,  geometría sagrada, cristales, cuencos, etc.

Importante: Hay casos complicados que requieren la presencia de personas que se han preparado para realizar limpiezas energéticas a fondo, si sentimos que vivimos en uno de estos espacios recomiendo buscar una persona que sepa mover energías, pues puede ser contraproducente hacer la limpieza  o curar un lugar, sin saber protegerse. 

Limpieza en base a plantas sagradas:

sahumar

En los Andes, nosotros tenemos el honor de ser guardianes de plantas sagradísimas como la q’oa o K’oa, que es la base para la elaboración de la  “Mesa” de agradecimiento a la Pachamama, recomendamos a quienes puedan encontrarla, sahumar su casa con esta plantita.(Siempre dirigiéndonos al lugar donde sale el Sol, y en sentido contrario a las agujas del reloj.)

Pero para quienes viven en otros lugares, pueden hacer un “atadito” o simplemente poner en carbón algunas de estas sagradas hermanitas, poniendo todo el corazón, toda la intención y la fe para que estos humitos sagrados se lleven y alejen todo aquello que no sea de luz, es importante abrir todas las ventanas de casa, e inclusive la puerta invitando a salir esta energía:

  • PALO SANTO: El Palo Santo es para nosotros un elemento sagrado que además debemos proteger. En sahumerio, es un importante limpiador de energías densas y pesadas, libera los espacios muy cargados y aleja las energías negativas. Su aroma muy agradable calma, tranquiliza y ayuda a armonizar las relaciones. También se puede usar para meditación.
  • RUDA: La Ruda actúa como rompe hechizos ya que absorbe energías negativas, pensamientos densos, envidias, obsesiones. Actúa como una fuerte protección para el hogar. Es ideal para limpiezas de lugares donde hubieron discusiones, disputas, enfados.
  • SALVIA BLANCA:  Esta plantita sagrada, era utilizada en su mayoría por nuestros hermanos de América del Norte, purifica tanto nuestros cuerpos físicos y emocionales, como los lugares y objetos que utilizamos, inclusive para alejar a entidades de bajo astral.  Es especialmente útil en tiempos de grandes cambios en nuestras vidas, cuando podemos terminar intoxicados por energías estancadas o patrones de pensamientos negativos y obsoletos.
  • ROMERO: Se usa para limpiar lugares cargados de influencias negativas, sobretodo pensamientos pesimistas, tristezas, miedos, depresión,  pensamientos de baja estima.  Es recomendable para usarlo antes y después de una terapia, pues predispone el ambiente, lo prepara para un trabajo espiritual. Es un gran protector de la unidad familiar, es tranquilizador, ayuda a relajarse y permite buenas relaciones entre personas, como también conectar con las fuerzas de la naturaleza.
  • CEDRO: También usado por nuestros hermanos de americana del norte, se utiliza para llevar las oraciones al creador. Se utiliza para cerrar la brecha entre el cielo y la tierra. También parece que el cedro tiene conexiones con el poder del sol a través de muchas tradiciones diferentes, como los sumerios, la tradición cabalística y la mitología egipcia. A menudo se asocia con romper el mal uso de las fuerzas de poder o de gran alcance que pueda tener una influencia negativa.
  • HIERBABUENA: Se usa para llamar la abundancia, limpia lugares de energías de pesimismo, de estancamiento. Atrae elementales de luz y es fuerte protectora de la casa.

Estas son solo algunas de las abuelitas que usamos para sahumar. Es importante siempre abrir las ventanas, y después nosotros mismos darnos un baño de limpieza, para quitarnos cualquier resto energético que haya podido engancharse.  Para terminar la limpieza de plantitas podemos quemar un poco de copal o de incienso que armonizarían las nuevas energías.

Si deseas profundizar en este tema te invitamos a escribirnos o venir a los círculos femeninos en los que compartimos estos saberes.

Con el amor de esta bella lunita, mama killa, mama phaxsi, que siempre nos llena de sabiduría y nos hace reflexionar sobre cada paso que damos en el camino, entrego este mensaje, para que resuene en el corazón y llegue donde tenga que llegar…

Warawara
Madre · Wilumi · Mujer Medicina · Guardiana de los Misterios Sagrados
Sacerdotisa de la Pachamama, Sacerdotisa Solar y Lunar.

Luna Llena de Mayo – No temas cambiar

Esta luna llena tuvimos un regalo hermoso, renacer desde el mismo vientre de nuestra mama sagrada, a través de una de las ceremonias más bellas y sanadoras, que nuestr@s abuelas y abuelos sabios, amawtas han guardado para este tiempo: la Mankapacha.

Gracias por guiarnos y facilitar que nuestros ancestros hablen y nos hagan llegar el mensaje que necesitamos. Gracias Abuelita Luna, @Mama Phaxsi, por haber permitido que bajo tu luz, iluminemos nuestra consciencia y nuestro camino. Jallalla! 

“Estamos viviendo un tiempo de múltiples despertares, un tiempo multidimensional, en el que las verdades que nos guiaban hasta ahora son cuestionadas, ya no son verdades unilaterales. Cada vez somos más quienes aceptamos, que cada uno tiene su propia verdad, y juntando verdades podemos hacernos una idea más amplia de la Realidad. Esto nos hace más sabios y profundos.

Estamos viviendo un gran tiempo sagrado que llamamos Pachakuti, un tiempo en el que volvemos hacia el equilibrio a través del despertar de la energía femenina, la energía Warmi, que habita en todos los Seres. Esta nos devuelve hacia el amor por todo lo existente, al amor cósmico universal, al amor que nos interconecta con Pacha, con Todo lo existente, visible e invisible.

Y todo esto significa “cambio”, un cambio profundo en la esencia de la humanidad, un salto de consciencia, un salto cuántico. Esto nos afecta a todos, sin importa que hagamos, ni donde estemos; ni tan siquiera donde hayamos nacido, o la ideología que sigamos, la espiritualidad o religión; no importa la edad, el sexo, ni siquiera si somos humanos, animales o plantas, porque el cambio va más allá de todo eso. 

Lo que afecta a uno afecta a todo. TODO es PACHA, todo está interconectado. El cambio es como una melodía que resuena en todo el planeta, que resuena con los corazones y simplemente vibramos, porque Somos Uno.

Esta es la sabiduría ancestral que ahora vuelve para recordarnos que: todos los actos que hacemos cuentan, no hay nada “en vano”. Todos nuestros esfuerzos suman de una u otra forma, y están ahí, aportando una nota a esa gran melodía que resuena en la humanidad.

Por esto es importante que mantengamos la fe en nosotros mismos, en el camino que hemos elegido con el corazón. Que tengamos fe en nuestras decisiones, cuando provienen de nuestra unicidad, pues estas nos conducen a realizar actos que causan “estado” en nuestras vidas; esto quiere decir que nos cambian para siempre, son actos que una vez  que los realizamos, nunca volveremos a ser los mismos, pues nos han transmutado.

Es muy importante que no tengamos miedo de nuestros propios cambios.

Muchos de nosotros hemos vivido muchos años cargando historias que ya no necesitamos, verdades que nos limitaban, hemos vivido bajo patrones y esquemas que guiaban nuestra conducta, hemos cometido “errores” y al final hemos llegado ahí, al pozo profundo donde nos hemos visto reflejados con la realidad de quienes somos, con nuestras debilidades, con nuestra sombra y con nuestra luz, nos hemos rendido, y a veces incluso hemos pedido la muerte, porque en los pozos muy oscuros el alma se pierde.

Y sí, somos escuchados, pues en esos momentos morimos, y al morir, vemos un poco de luz, aunque no lo parezca esos instantes, la luz siempre está ahí, nos eleva y nos permite hacer saltos de consciencia. Esa luz tal vez fue comprender algo profundo.

No todos pasamos por eso, algunos de nosotros, también recordamos el “plan divino” y venimos con las cosas claras, otros, no necesitamos llegar al pozo, pues con caer un par de peldaños ya nos vale. Lo que sí es cierto, es que en algún momento hemos tomado una decisión: Ser quienes realmente somos, ser auténticos.

Y eso no es fácil, después de haber vivido toda una vida construyendo nuestras “personalidades”, nuestras máscaras con las que nos hemos presentado al mundo, a nuestra familia, a nuestros amigos, cambiar se hace más difícil, pues está el peso que nos pone la gente que nos rodea, que cree que “nos conoce” de verdad y que conocen nuestras debilidades y defectos, muy pocos tal vez nuestras virtudes.

Es difícil cambiar, en un lugar donde nos han catalogado y etiquetado por nuestros hechos pasados, nos sentencian y nos cargan con un “ella siempre es así… o el siempre hace eso”, y donde nos imponen sus creencias del “nunca vas a cambiar” o “siempre vas a ser igual”…

Nosotros también solemos hacer eso. Y eso, no es libertad, no es amor.

Cambiar profundamente, es un acto de valentía, supone renacer con consciencia, atrevernos a romper nuestros esquemas, los esquemas de los demás, nuestros patrones y los patrones de los demás. Supone sorprendernos de nosotros y sorprender a los demás. 

98-16-SurrenderingEsta luna llena, la abuelita Phaxsi, nos da ese mensaje….

“No temas cambiar, observa, cómo las serpientes para crecer se desprenden de su piel… así, aprendamos de esa sabiduría, sin temor, porque cada vez que dejamos nuestra piel (personalidad), crecemos, y nos acercamos más a la esencia que somos.

No temas dejar tu personalidad, tu nombre si es necesario, porque a veces hasta tu nombre te ha condicionado toda la vida.

Cambia profundamente, cambia como la primavera, renace como lo hace vuestra madre Pachamama, cada año, cada día, cada hora… todo está en permanente cambio, todo está resonando y esa fuerza te impulsa. 

Sostente en tus raíces, enraízate a la madre sagrada para promover tu cambio. No dudes de ti… ten profunda fe en tus actos de consciencia. Unificate y permítete SER MÁS TU, ser más la esencia que habita en ti.  Ser esa nota musical, que aporta a la armonía del universo.”

 

Jallalla!!! Que el amor inunde vuestros corazones… sin miedo, con amor… Munay!!! “

Honrando a la abuelita Luna – Mama Phaxsi… entrego este mensaje para que llegue a sus corazones.

 

Warawara.
Madre · Wilumi · Mujer Medicina · Guardiana de los Misterios Sagrados
Sacerdotisa de la Pachamama, Sacerdotisa Solar y Lunar.