Warawara · Neila Marquina

1003060_610691999005558_1605006808_n

Mi nombre de esencia es Warawara y el nombre que me dieron mis padres es Neila, soy boliviana, mujer andina con raíces aymaras, provengo de un linaje de mujeres sabias.

Desde muy pequeña comencé a viajar sin saber que un día llegaría más lejos de lo que yo misma hubiese imaginado.

Crecí en una familia sencilla, con los problemas que tienen todas las familias; viví conflictos así como momentos de sosiego,  paz, felicidad absoluta y de unión profunda con el universo. Desde pequeña pude reconocer a mis maestras: mi abuela y mi madre, que me han legado su sabiduría sobre la vida, sobre la mujer y sobre la unión con la Pachamama, nuestra sagrada madre.

Estudie la carrera de Psicología en un intento de comprender el porqué los humanos no podíamos ser felices, por qué estamos en desequilibrio, y siendo joven  aspiraba a tener un buen trabajo y una familia, es decir lo que la sociedad señala que necesitamos para “realizarnos”.

Durante la siguiente etapa de mi vida me sentía perdida e intentaba encontrarme y solo lograba ser o parecer, lo que la sociedad esperaba de mí.

Viví situaciones de pérdidas profundas, caídas dolorosas, llenas de soledad, miedos, incertidumbre, injusticia y violencia; sufrí experiencias que me llevaron al fondo de mi misma, a encontrarme con mi propia sombra; tan lejos de mi centro como no podré estar nunca; deseando no ser mujer, negándome a vivir y autodestruyéndome.

Así quiso la vida que aprendiera a levantarme y como no hay mal que dure cien años, aposté por vivir y empecé a  salir del foso en el que me encontraba.

Conocí entonces al Amawta Fernando,  quien con paciencia y amor de hermano-guía, me ayudo a poner luz en mi oscuridad, me recordó mi esencia,  me llamó por mi nombre y me devolvió a los brazos de la Pachamama.

Fue así que volví a mi origen, como Warawara que quiere decir “la estrella que viaja por el universo”,  reconociendo mi origen cósmico y mi origen telúrico, reconociendo y honrando  a la tierra como mi madre sagrada a partir del Enraizamiento (un ritual muy simple pero a la vez profundo) que me permitió ponerme de nuevo en pie para iniciar una nueva etapa: El camino de la guerrera, el camino de Wilumi, el camino de Mujer Amawtica.

Lo que aprendí:

Aquel cambio en mi vida me permitió reconocerme como Warawara, honrar mi esencia, mi origen, mi linaje y descubrir que:

  • en mi interior confluyen dos energías, de la Madre Tierra (Pachamama) y el Padre Sol (Tata Inti)  ambas están en mi y representan la energía de todo el universo;
  • mi vida tiene un sentido profundo, libre y misional;  esta llena de amor, alegría, sanación y tiene un propósito.
  • soy yo la única que puede recorrer mi camino, elegir mi vida y  buscar,  no solo la felicidad o la autodestrucción, sino: el Equilibrio.
  • la vida en plenitud, el Buen Vivir, es establecer una relación sagrada con lo que nos rodea y para eso es importante estar bien con nosotros mismos, construir nuestro eje, trabajar la verticalidad, los ciclos sagrados y la conexión con el mundo invisible.

Mirando hacia atrás no podría decir que salir de ese foso haya sido solo mi logro, no es solo lo que yo he conseguido; sino, sobretodo, es el logro que la Pachamama, la gran madre tuvo sobre mi vida, mi mente, mi cuerpo, mi corazón y mis egos.

Mi formación

He cursado la carrera de Psicología en la Universidad Mayor de San Simón, he colaborado en varios proyectos con Organizaciones Sociales sin animo de lucro y he trabajado en empresas comunitarias, culturales y femeninas.

Pero a partir del momento en que acepté mi misión de mujer medicina, y Wilumi, he integrado en mi vida diferentes recursos (respiración y meditación activada,  regresión consciente, cantos, danza, arte y otros relacionados con los círculos femeninos),  formas de terapias  (psicoterapia, flores de bach, shiatsu, digitopuntura) y técnicas ancestrales de sanación (limpiezas energéticas,armonización de chakras, masaje Solar, Animales de poder, Recapitulación, Piedras sagradas, Desclasificación de Registros Akhasicos, Mankapachas, plantas de poder, Enraizamientos, Anclajes en el Agua, trabajo con las piedras sagradas, etc.)  que pueden ayudar a otras personas que al igual que yo, están en el camino de volver a su centro.

Mi presente

Soy fundadora de la Asociación Comunitaria y cultural  “Taypiri”, con sede en España; desde donde promovemos el equilibrio de las energías femenina y masculina, en nosotros mismos y en el planeta; además de proyectos sociales, que buscan realizar el cambio que queremos ver en el mundo.

Soy creadora y parte del Circulo de Mujeres Taypiri-13 Lunas que constituye la parte femenina de la Escuela Amawtica Universal de Choque Pajcha en Tiwanaku, y como Wilumi y  sacerdotisa de la Pachamama, colaboro en la difusión de esta sabiduría, dando la posibilidad a todas las mujeres que así lo deseen reencontrarse en el camino de la Madre Sagrada.

Soy mujer medicina y sanadora, realizo terapias integrativas que incluyen el cuerpo, la energía, las emociones, la mente, el alma y el corazón; trabajando a través de la unificación de nuestro ser íntegro y completo, mediante el camino de plantas sagradas, cristales de sanación y terapias ancestrales que he recogido en este camino de despertar.

Soy sacerdotisa, mujer Amawtica y Wilumi,  colaboro en el asesoramiento y acompañamiento al despertar espiritual por la senda del Camino Rojo, el camino de la Pachamama, conectando a las personas con su esencia interior y memoria ancestral.

Soy madre y aprendiz de Diosa, recorro con humildad y agradecimiento el camino en el que me han antecedido mis ancestras, mi linaje.  Acompaño a mujeres que desean prepararse en el camino hacia la maternidad sagrada, en la sanación y re-activación de su templo femenino: su útero.

Soy Warawara, soy Guardiana de los misterios sagrados, una estrella que viaja por el universo trayendo los mensajes sagrados de mis ancestros, mi pueblo en las estrellas, en el HanahPacha.

Mis mensajes

Mis misiones sagradas son muchas, sin embargo yo quiero hacer como dice mi nombre, viajar por el universo llevando los mensajes de las estrellas, cruzar todos los cielos que pueda para cumplir mi sagrada misión y que el mensaje que trae mi esencia llegue a quien tenga que llegar.

Mis mensaje para toda la humanidad es… 
 
“Establezcamos una nueva relación con la Madre Tierra y con todos los seres en ella habitan; reconozcamonos y aceptemonos, como realmente somos,  asumamos nuestras misiones sagradas y seamos parte activa para la consolidación del plan divino para que se manifieste la voluntad del Wiñay Jakiri, el Gran Espíritu, aquí en nuestro hermoso planeta, en la piel de la Pachamama: el Buen Vivir para todos los seres de la Tierra.
 

Gracias por este compartir-andando el camino hacia el re-encuentro con nuestra Madre.

Jallalla!!!

Anuncios